EN LA SOMBRA, Fatih Akin

Por Rafa Mellado

«La mancha de una bomba con otra bomba se quita.»

 

No sólo los muertos y los heridos son las víctimas de un atentado. El cineasta Fatih Akin deja claro que no hace cine de palomitas. ¿Qué es lo que debe o no debe hacerse?, ¿hasta dónde llegan las leyes? ¿Cuáles son los prejuicios de quienes ejecutan dichas leyes? ¿Cómo el poder judicial no condena una injusticia?.. El filme (Mejor película extranjera, Globo de oro 2018) cuenta el dolor por la pérdida, el duelo de una mujer (madre y esposa), y su descenso a los infiernos. Un conflicto que la trastorna en lo emocional y en lo biológico. El móvil podría ser un ajuste de cuentas, la religión, o el racismo, igual que podría ser cualquier otro odio, que alimente la sed de venganza. La premisa, sabida por todas: el odio genera enormes espirales de violencia.

Sobre la “ideología” que subyace en esta cinta del prometedor director Fatih Akin, decir con decepción, que sólo es una respuesta visceral a un problema arraigado y horrible de la sociedad alemana, europea y global. Y decir visceral no deslegitima el mensaje, tan válido como pudiera serlo aquel de Menahem Golan en The delta force. Pero si buscas provocar con tu cine no pretendas hacerlo entretenido. Fatih Akin, se mueve entre las aguas del telefilme de sobremesa, el drama judicial y el thriller con pretensiones visuales. Y toda esa ambigüedad, tal vez, le hace confluir en lo ambiguo. El mar y sus brumas.

Desistido el suicidio, la protagonista ambiciona que se haga “justicia”. Mucho antes, las propuestas del director y guionista dejan de bucear en lo íntimo y humano, para volverse tendenciosas. Él mismo subvierte y estandariza el discurso. Salta de peli de autor con visión a epígono de Scorserse, por decirlo de algún modo, y busca, desde el minuto uno: la empatía del público, telegrafía conclusiones, resta misterio e interés al personaje principal, así como a los acontecimientos sucesivos. Lo reprochable no es que, desde el principio las espectadoras sepan cuál va a ser el final de la película, sino que daría igual que la protagonizara una espléndida Diane Kruger (Mejor actriz, Festival de Cannes 2017) o Chuck Norris.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.