«El jefe de los espías»: investigación de sucesos reales ocurridos en España

REDACCIÓN

Los periodistas del diario ABC, Juan Fernández Miranda (adjunto al director y jefe de política) y Javier Chicote (jefe de investigación) presentaron en Cultura Commodore el volumen El jefe de los espías (Roca Editorial) sobre la trayectoria del que fue director del CESID, Emilio Alonso Manglano, en una mesa redonda moderada por el periodista y profesor de la Universidad Carlos III de Madrid David Felipe Arranz, donde además se «desclasificó» material original (agendas y transcripciones) que el público asistente pudo consultar. Arranz abrió la conversación destacando el volumen como epígono del buen oficio que vivió el periodismo en sus años gloriosos de libertad informativa, en las décadas de los años 80 y 90. Entre otros asuntos de gran calado, se presentaron las pruebas de las aportaciones económicas internacionales para el proceso de la Transición, así como una conversación transcrita por el propio Manglano con el entonces ministro de Interior, Antoni Asunción. Los dos autores también hicieron hincapié en la generosidad de los hijos de Manglano al querer dar a conocer este material tan personal como indispensable para conocer el pasado reciente de nuestro país. “Manglano hizo el último servicio a su país dejándolo todo anotado en estas agendas y documentos”, comentó Fernández Miranda.

La fuente de este riguroso y minucioso trabajo de investigación periodística es el archivo personal de Emilio Alonso Manglano, director del CESID entre 1981 y 1995: sus agendas, sus cuadernos de notas y los informes de inteligencia que guardó: una investigación de varios años repleta de secretos y ocultismo sobre el contenido de más de 200 kilos de documentos que desentrañan la historia nunca contada de España.

Personajes como el Rey Juan Carlos, Adolfo Suárez, Mario Conde, Felipe González o Margarita Robles son algunos de los muchos protagonistas de este libro. En el coloquio, los coautores pusieron de manifiesto su neutralidad informativa con respecto al personaje biografiado, un protagonista de la historia reciente de España “de primera magnitud, la persona que más poder informativo tenía en el país, y la tercera en importancia después del jefe del Estado y del presidente del Gobierno”, a decir de los dos investigadores. Chicote recordó que en estos documentos se encuentra “lo bueno y lo malo, las luces y las sombras de las decisiones que tuvo que tomar el jefe de los servicios secretos de España, que además hubo de modernizarlos e incorporar a profesionales del sector civil, tras el aparato esclerótico del Franquismo”.

Juan Fernández Miranda comenta las últimas páginas del libro con el moderador, David Felipe Arranz. A la derecha, el coautor, Javier Chicote.
Otro momento de la presentación en Cultura Commodore.

Asistieron a la presentación en Commodore los periodistas Fernando Jáuregui, Melchor Miralles y Carmelo Encinas, entre otros, que rememoraron aquellas décadas a nivel informativo y compartieron su visión de Manglano.

Extracto de una entrevista

Extracto de una entrevista publicada en el Suplemento Aula de Cultura del diario El Norte de Castilla:

 

–Manglano fue un hombre en la sombra, pero ¿hasta qué punto es decisiva su figura en nuestra historia reciente?

–Juan F.-Miranda: Es mucho más importante de lo que la gente cree, aunque su principal trabajo lo desarrolló, obviamente, en la sombra. Los servicios de inteligencia están para proteger los intereses del país y, por extensión, para protegernos a nosotros, a los ciudadanos, de distintas amenazas. Pues bien, el CNI hoy nos protege con lo que el teniente general Manglano puso en marcha, porque fue él quien modernizó unos servicios secretos casposos e ineficientes y los equiparó a los de los países de nuestro entorno. ¡Hasta fue el primer director de un servicio secreto occidental que entró en la sede de la KGB en Moscú… y como invitado!

–¿Qué creen que ha movido a los hijos del general a hacer públicos sus papeles?

–J. F-M.: Únicamente dar a conocer la figura de su padre, su verdadera trascendencia, dado que es un personaje injustamente tratado. Tuvo que dimitir en 1995 por el escándalo de las escuchas del CESID, y eso hizo que pasara a la historia como una pieza más del peor felipismo. El libro pone al personaje en la dimensión histórica que le pertenece, con sus aciertos y sus errores.

–De muchos personajes, ya históricos, los españoles tenemos una imagen que quizá no se corresponda con la que se infiere de la lectura de su libro. ¿Ha molestado a muchos de ellos?

–J. CH.: El periodismo está para molestar al poder, y ‘El jefe de los espías’ es insuperable en ese sentido, pues ha desnudado a toda una generación de poderosos. Indudablemente ha molestado a mucha gente, como Margarita Robles, José Luis Corcuera o el Rey Juan Carlos, por mencionar solo a algunos, pero es llamativo que solo lo han criticado abiertamente apenas tres o cuatro ultras de derecha o de izquierda y en medios de comunicación irrelevantes. Los principales aludidos saben perfectamente que Manglano estaba muy bien informado y que anotaba lo que le contaban, nada de fabulaciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.