‘El otro lado del cielo’, fantasía y ciencia ficción unidas para crear algo único

REDACCIÓN.

¿Es una novela de fantasía? ¿Una historia futurista?… ¡No! ¡Es El otro lado del cielo! Una novela que ha sabido colocarse con sutileza entre ambas categorías. Curiosamente, la idea de escribir un libro que consiguiese que los lectores debatiesen sobre el género al que pertenecía fue uno de los motivos que inspiró a Amie Kaufman y Meagan Spooner. Ambas escritoras inventaron un mundo formado por dos lugares completamente diferentes. El primero, una ciudad en el cielo donde la tecnología domina el día a día de sus habitantes y, el segundo, una civilización en la superficie donde las personas creen en los dioses y se practica la magia. Sin embargo, ¿cuál fue el punto de partida de toda esta trama? Pues algo tan sencillo y complicado como el amor.

Las autoras se preguntaron si podrían escribir un romance entre dos personas que no pudiesen tocarse y, a partir de ahí, nacieron las figuras de North, el príncipe de una ciudad en las nubes, y Nimh, la encarnación de una diosa en la superficie. La historia comienza cuando North cae al mundo de Nimh y descubre una profecía que une su destino con el de la diosa. El choque cultural queda claro desde un primer momento y ambos protagonistas deben hacer un esfuerzo para dejar de lado las certezas que creían conocer y tratar de aprender del otro. A través de estas interacciones comenzará una historia de amor, pero también aparecerán gran cantidad de escenas de confrontación que le darán un toque de humor a la obra. El otro lado del cielo trata de hacer reflexionar tanto a los personajes como los propios lectores, que podrán hacerse las mismas preguntas que North y Nimh conforme avancen con la lectura.

Los arquetipos en el mundo de la fantasía son algo conocido por todos. Cuando escuchamos hablar de un héroe esperamos a un personaje seguro de sí mismo y valiente, y cuando hablamos de un dios, imaginamos a alguien todopoderoso. Amie Kaufman y Meagan Spooner decidieron jugar con este estereotipo y reinventarlo en El otro lado del cielo. Si bien es cierto que North es un príncipe apuesto y con coraje, también es verdad que tiene una personalidad más profunda y es capaz de admitir sus errores y tratar de mejorar. Por su parte, Nimh es la encarnación de una diosa cuyos poderes aún no se han manifestado y utiliza su ingenio para mantener ante los suyos la apariencia de que tiene poderes mágicos.

Otro de los puntos a destacar de El otro lado del cielo es su construcción del mundo de fantasía. A través de descripciones muy detalladas las autoras dieron vida a dos escenarios deslumbrantes. Amie Kaufman y Meagan Spooner han realizado muchos viajes juntas: fueron las ruinas de Camboya, las selvas tropicales a lo largo del Amazonas y ver de primera mano la alta tecnología de Tokio lo que les sirvió como punto de partida para inventar su universo. El uso de este conocimiento compartido y una gran dosis de imaginación y lluvias de ideas culminaron en esta obra. 

En conclusión, El otro lado del cielo es una novela sorprendente sobre un amor imposible, una profecía y dos mundos opuestos. ¿Qué ocurre cuándo un príncipe que siempre ha vivido rodeado de tecnología debe cuestionarse lo que ha aprendido? ¿Y cuando una diosa ha de confiar en lo desconocido para proteger lo que le importa? Y lo que es peor aún, ¿qué pasa si mientras ambos tratan de salvar todo aquello que valoran deben enfrentarse al nacimiento de unos sentimientos que no les están permitidos? Solo El otro lado del cielo tiene la respuesta.

  • Las autoras

Amie Kufman y Meagan Spooner son autoras superventas del New York Times, amigas de toda la vida y, de vez en cuando, compañeras de habitación que viajan por todo el mundo juntas a la vez que crean historias. Meagan vive en Asheville, Carolina del Norte, y Amie vive en Melbourne, Australia. Pese a que se encuentran muy lejos la una de la otra, suelen reunirse gracias a su amor por los viajes por carretera, los desayunos a media mañana y las historias. Puedes descubrir más sobre ellas en www.amiekaufman.com y www.meaganspooner.com.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.