Habitación en Roma

Por Damián Bulet.

La última película (y van ocho) de Julio Medem trata una historia lésbica con gran concreción de medios: dos actrices (Elena Anaya y Natasha Yarovenko), un lugar (habitación de hotel), un tiempo (la noche de San Juan).

La propuesta es muy atractiva, sobre todo viendo el arranque de la película, con un hermoso plano secuencia que encuentra a las amantes desconocidas al fondo de una calle, las recoge frente al hotel, y subiendo la cámara, las retoma ya dentro de esa habitación que no abandonarán hasta la mañana siguiente.

Pero a la media hora, cuando terminan el primer polvo, la película se empieza a cuartear, como los frescos renacentistas que decoran la habitación y tanto parecen inspirar a sus huéspedes en conversaciones insulsas. Concluido el coito, empieza el baile de máscaras, donde crean sus respectivos doppelgängers para resguardarse del otro, porque sólo han follado con el cuerpo, pero ahora empiezan a penetrarse el alma.

El problema es que su pasión, sus dudas, sus miedos, son exhibidos desde el abuso, y en cuanto quieren expresarlo, los diálogos se alambican, se pierden en un pasado que más que explicar, estorba, agudizado por dos temas musicales reiterativos (una balada de Russian Red, una aria) según sea un momento en que haya que alegrarse o entristecerse, como si fuésemos el perro de Pavlov mirando las escenas de sexo explícito desde una celosía.

Esto hace que, a pesar de que sus preciosas y estupendas protagonistas se pasen desnudas casi la totalidad de los 109 minutos, uno se aburra, y agradezca los planos que dan respiro a los personajes, enfocando angelotes o detalles del cuerpo, para que pueda apreciar la muy trabajada y esmeradísima fotografía de un Alex Catalán que considero lo mejor, y con diferencia, de la película.

Medem quiere hacernos partícipes del enamoramiento de dos personas del mismo sexo, aunque una de ellas haya sido hasta el momento heterosexual, pero lo que hace es dejarnos fríos, invadidos por el tedio, y con la sensación de que una vez más se ha desperdiciado a una gran actriz como Elena Anaya.

Me quedo con las ganas de ver cómo funciona en el mercado internacional, al cual va claramente dirigido, tanto por su título (Room in Rome, mucho más acorde al toque elegíaco que busca Medem) como por el lenguaje usado, el inglés, a pesar de que Natasha Yarovenko desarrolla su carrera en España.

Puede ser que estos defectos en el extranjero se consideren virtudes.

3 thoughts on “Habitación en Roma

  • el 13 mayo, 2010 a las 12:18 pm
    Permalink

    No entiendo qué quiere decir el crítico con la última frase. ¿Podría ser un poco más concreto? ¿Qué es el extranjero? ¿EEUU? ¿Francia? ¿Burundi?
    ¿Por qué en «el extranjero» la percepción ha de ser distinta y, no solo eso, lo que aquí se considera defecto allí virtud?

    Respuesta
  • el 4 junio, 2010 a las 9:05 am
    Permalink

    Hola, ayer mismo estuve en el cine DISFRUTANDO de esta gran película. La verdad es que hace tiempo que no veo un largometraje que me deja tan buen sabor de boca como Habitación en Roma. Además, al contrario que el señor Bulet opina, los comentarios acerca de los cuadros ayudan a simbolizar la habitación y la propia historia que surge entre las dos chicas.

    Respuesta
  • el 30 junio, 2010 a las 9:09 am
    Permalink

    Esta crítica es todo menos crítica. Bueno, se perciben las ganas del autor de criticar, pero no he visto ni un argumento sólido que me convenza de nada de lo que afirma, tan solo de que le ha repelido profundamente la película, a pesar de las «estupendas y maravillosas» actrices que el director ha desaprovechado. No entiendo ni a qué viene el mencionado plano secuencia, pues técnicamente no me dice nada, ni qué entiende el autor por «coito». Tampoco me entiendo qué interés tiene repetir que se trata de sexo homosexual, repitiéndolo varias veces. En fin, a ver qué entendemos por crítica (que no «criticar»). Asimismo abundo en lo que ha comentado Pedro.

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.