Te estaré mirando

Es imposible recuperar el tiempo perdido, lo mismo que saber qué hubiese pasado entre los dos si todo se hubiese desarrollado con normalidad. Por eso, para  no volverse loco y poner en orden sus pensamientos y emociones, Daniel decide escribirle a Elena una larga carta.

Leer más

¡La idea más tonta del mundo!

Además de ser popular en su instituto, era un estudiante brillante y un jugador bien reconocido en el baloncesto. Sin embargo, al verse obligado a permanecer en su casa una buena temporada a causa de la varicela y la neumonía todo cambió para siempre.

Leer más

Morir no es nada del otro mundo

Si para un adolescente lo más importante es tener intimidad, en la casa de Leo eso es casi imposible. Todos los que le rodean son fantasmas, más que eso, fantasmas adultos deseosos de llamar la atención y dar lecciones morales al más joven de la familia.

Leer más