Rusia desde la trinchera

PILAR M. MANZANARES.

Rusia vuelve a estar, una vez más en las últimas décadas y por desgraciados motivos, en las noticias de cada día. La Guerra de Ucrania dirige de nuevo nuestras miradas a un pueblo al que amamos, y también tememos. El texto de Víktor Nekrásov con el que Automática Editorial regresa tras el verano es uno de los testimonios más vívidos y valiosos de la batalla de Stalingrado. Pero, más allá de eso, En las trincheras de Stalingrado es un espejo en el que ver el reflejo de la Rusia de Putin.

Lo saben los mejores lectores del género: la novela de Nekrásov está considera una de las cumbres de la literatura bélica de todos los tiempos. Pero, ojo: aparte de ese hito, En las trincheras de Stalingrado es una gran novela, sin adjetivos, gracias a su revolucionaria manera de relatar un hecho histórico tan grandioso como la batalla de Stalingrado. Ni hazañas, ni aplausos enfervorecidos al ganador, ni retratos en contrapicado: la guerra que aquí leemos es la que se ve desde las trincheras, en la más absoluta desorientación, en el sinsentido de un arquitecto y amante del teatro que, un mal día, se encuentra fusil en mano y asesinando. No se escribían novelas bélicas así en 1946.

En las trincheras de Stalingrado llega las librerías en una nueva traducción, de Fernando Otero Macías, y en edición ampliada: contiene una tercera parte inédita en España y un epílogo del propio autor que escribió, ya en el exilio en París, 40 años más tarde, y en el que rápidamente establecemos vínculos con la Rusia de hoy: la de los soldados decepcionados por sus propios ideales, la de la poderosa propaganda.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.