‘Las 27 citas de Charlotte May’, el amor en los tiempos de Tinder

PILAR M. MANZANARES.

La vida de Charlotte May parece perfecta, pero el día que cumple treinta años sufre una epifanía romántica y se obsesiona con que está incompleta: le falta un hombre a su lado. Necesita un novio que la saque del espantoso hastío de ser solo una mujer feliz: se gusta, tiene el trabajo de sus sueños y dinero en el banco, una familia que la quiere y comparte, con sus dos mejores amigos, un apartamento en Shoreditch, su barrio favorito de Londres.

Se ha hartado de relaciones fracasadas, rollos de una noche y demás desastres románticos. Así que se propone encontrar al hombre de su vida, al definitivo. Con la ayuda de sus amigos Oliver y Moon, elabora una lista con los veintisiete requisitos que debe cumplir el hombre perfecto y se lanza a una vorágine frenética de citas, cada una de las cuales más desastrosa que la anterior, y con un denominador común: cada uno de los candidatos incumple de forma flagrante uno de los requisitos de Charlotte.

Todas las citas que componen esta novela están basadas en hechos reales. «Durante años, cada vez que una amiga, una compañera de trabajo o yo misma teníamos una cita horrible, alguien me decía: “Tienes que escribir un libro recopilando citas espantosas”», nos cuenta la autora.

Para preservar la privacidad –y la dignidad– de las protagonistas reales de las citas y de sus acompañantes, algunos detalles han pasado por el filtro de la ficción. «Quizá penséis que algunas situaciones se han exagerado en aras de la comedia, pero…más bien ha ocurrido lo contrario: he atenuado anécdotas para que resultaran verosímiles, porque si algo he aprendido en la vida es que la realidad siempre supera la ficción», afirma Abril Camino.

  • La autora

Abril Camino nació en A Coruña en 1980. Su pasión por la literatura la llevó a licenciarse en Filología Hispánica e Inglesa, pero no fue suficiente para saciar su ansia por vivir historias ajenas.

Devorar libros de forma incansable se convirtió en la mejor opción, pero un día descubrió que crear ella misma a los personajes y las tramas era aún más divertido. En la primavera de 2015 decidió dedicarse a escribir historias de amor. Asegura que un aburrido domingo de marzo su mente hizo un clic que lo cambió todo.

Cuando empezó a escribir, entendió que eso era lo que siempre le había faltado. Desde entonces, vive pegada a las teclas de su portátil, dando forma a historias que, en muchas ocasiones, toman vida propia y le dan forma a ella. Ha publicado diferentes novelas románticas, entre las que destacan Sangre y tinta y Te quise como si fuera posible, dentro del género new adult, y la saga Destino, en la romántica adulta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.