El Cantar de Renart, una obra con aire clásico

Portada de El Cantar de Renart

Jean-Marc Mathis y Thierry Martin nos ofrecen una obra donde se recuperan historias medievales.

El cómic europeo siempre está dispuesto a recuperar su tradición y su historia. Podemos encontrar, con frecuencia, obras centradas en personajes o contextos antiguos. Pensemos, por ejemplo, en los conocidos Asterix y Obelix de Goscinny o Revolución de Grouazel y Locard, así como el excelente La crónica de Leodegundo de Meana. En nuestro contexto la historia es amplia y rica, de ahí que no sea extraño que la creación cultural se haga eco de nuestra cultura.

En este sentido son destacables las historias moralizantes que tanta relevancia tuvieron en la tradición oral europea. Sabemos que las fábulas son originarias de Oriente, así que no conviene quedarse con la idea que estas narraciones son propias de Occidente. En nuestro continente las fábulas han sido realmente importantes. De hecho, tal y como indicó Bizzarri (2014), en la Edad Media destacaron algunos poemas latinos del siglo XI tales como Ecbasis captivi y Brunellus, pero sobre todo con el ciclo de relatos del Roman de Renard.

Estas fábulas fueron consideradas en el Medioevo como una herramienta excelente para representar el poder y la sociedad. Ejemplos de ello los encontramos, según el propio Bizzarri, en los Castigos del rey don Sancho IV o en el Libro de los doce sabios. Evidentemente, también fueron importantes los relatos de Roman de Renart; una serie de poemas franceses centrados en una sociedad de animales, con características antropomórficas, que permitían criticar y parodiar aspectos sociales. Estos poemas fueron creados para consumo de la aristocracia y, por ello, podían tener este carácter crítico y satírico.

Recientemente, gracias al guión de Jean-Marc Mathis y a las ilustraciones y color de Thierry Martin, la editorial Nuevo Nueve, nos ofrece una reactualización de estos relatos. La obra presenta un carácter clásico, aunque dista de recordar a sus orígenes medievales. En este sentido, la obra pretende ser contemporánea. En este sentido los autores logran realizar una correcta combinación entre lo clásico y lo actual.

La narración escrita es sencilla y directa. Sospecho que el mayor esfuerzo del guionista estuvo en lograr que una obra medieval no resulte extraña para un lector actual y lo logra con éxito. El Cantar de Renart es un cómic que atrapa a adultos y jóvenes. Ambos lectores podrán disfrutar de este trabajo alegre y desenfadado. Sin embargo, en sus páginas veremos que se mantienen ciertos elementos moralizantes que podrían resultar aburridos a los lectores adolescentes. La narración visual también tiene cierto carácter minimalista combinado con viñetas de aire tradicionalista. No destaca por su excelencia, aunque logra su objetivo. El uso de los colores también se ha medido mucho y se opta por tonalidades pálidas.

En definitiva, El Cantar de Renart es un meritorio esfuerzo por actualizar una obra medieval que tendrá elementos reconocibles. No es una obra que destaca por su excelencia, ni será especialmente recordada. Sin embargo, estamos ante un trabajo que tiene interés para aquellas personas que les gusten las obras clásicas y divertidas.

 

Por Juan R. Coca

 

Referencia bibliográfica:

Bizzarri, Hugo Ó. (2014). “La fábula, ¿una reinvención medieval?”, Atalaya 14. Accesible en: https://doi.org/10.4000/atalaya.1412

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.