Días de ocio en la Patagonia

DIAS DE OCIO EN LA PATAGONIA

WILLIAM HENRY HUDSON

La línea del horizonte

 

Hay muchas razones para concluir que la prosa de William H. Hudson seduce con la fuerza de los grandes maestros. La cincela una nostalgia por la vida salvaje y libre en las Pampas de su juventud; pero también una exquisita utilización del lenguaje que compone un idilio literario con los sucesos de la naturaleza. A ello dedicó su obra literaria y sus escritos como naturalista y ornitólogo, convencido siempre de que no hay mayor desatino que el de volver la espalda a la sabiduría de sus ciclos, sus misterios y su mística.
En 1871 Hudson se dispone a viajar por la Patagonia para observar sus aves, pero un accidente le retiene en la provincia de Río Negro donde permanece varios meses. Su viaje se convierte en una excusa para reflexionar sobre la experiencia de la contemplación como vía para explorar las regiones sensibles del alma. Conocido como el Thoreau argentino y como el Príncipe de los Pájaros, levantó encendidos elogios entre los escritores de su generación, entre ellos Robert Cunningham Graham, Ford Madox Ford, Joseph Conrad o el grupo de Bloomsbury y también cosechó la estima de Jorge Luis Borges, César Aira o Ricardo Piglia.
Un testimonio sobre la vida de los colonos y gauchos a finales del XIX y de la paulatina desaparición de las poblaciones indígenas de la Patagonia; pero, sobre todo, una mirada experta a la fauna y aves de esta región que deja descripciones memorables. Un clásico de la literatura naturalista.

 

WILLIAM HENRY HUDSON

(Quilmes, Argentina, 1841 – Worthing, Inglaterra, 1922) Escritor y naturalista angloargentino, hijo de colonos norteamericanos instalados en el entonces partido de Quilmes, en la provincia de Buenos Aires. A los 32 años, gravemente aquejado de una enfermedad del corazón y tras la muerte y ruina de la familia, decide emigrar a Inglaterra, donde se establece a partir de 1874 y donde comienza a escribir su larga obra como novelista, naturalista y memorialista. Conocido como el Thoreau argentino, levantó encendidos elogios entre los escritores, no sólo de su generación, como Joseph Conrad o Ford Madox Ford, sino del grupo de Bloomsbury o el propio Borges.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.