Lecciones de finanzas que nos dio La Gran Apuesta

 


Como muchas películas, la exitosa sátira de Adam Mackey sobre el desplome del mercado inmobiliario y sus consecuencias, retrata algo más que el precio de la codicia y la astucia de quienes se aprovecharon de ella. También da valiosos aportes para aquellos que están interesados en el mundo de las finanzas como para quienes siguen buscando la oportunidad de su vida.
Investigar objetivamente sin dar nada por sentado

Este se aprecia claramente desde la perspectiva de Michael Burry (Cristian Bale) quien desmontó la falsa creencia de que todas las personas pagaban sus hipotecas y sobre la cual se sustentó el mercado de las hipotecas subprime. Al revisar exhaustivamente los historiales de pago en los expedientes hipotecarios, encontró que muchos de sus poseedores estaban en riesgo de impago, siendo un patrón que se reproducía rápidamente en las hipotecas subprime y que escalaría en una crisis en el sector.

Afortunadamente, no hace falta ser un genio financiero como Burry, pero sí tener la diligencia de acceder a fuentes confiable para apoyarnos en nuestra investigación, al verificar los estados financieros de las empresas, así como los informes emitidos por agencias reguladoras como el RNS que aportan información oficial sobre las regulaciones en la Bolsa de Londres en forma actualizada.

Las oportunidades abundan, pero hay que estar atentos a ellas

Como bien pudimos apreciar, Michael Burry encontró la oportunidad de su vida al pronosticar la crisis hipotecaria, aun cuando el caos y la incertidumbre terminase por apoderarse de todo. Lo mismo sucedió con los demás protagonistas quienes, a pesar de dar con esta información de manera completamente azarosa, fueron los únicos capaces de apreciar la idea de especular en contra del mercado inmobiliario.

Un acto que en su tiempo fue considerado irracional, pero que rápidamente se convirtió en el estándar de operaciones como los contratos por diferencia o CFD, donde se intenta pronosticar el comportamiento de una acción, una divisa o todo un índice de valores al alza o a la baja.
Confía en tu criterio, pero comprende las consecuencias del riesgo y la codicia

La célebre frase “a mayor riesgo, mayor ganancia” tiende a pasar por alto las posibles pérdidas que podríamos afrontar aun cuando estemos en lo correcto. En la cinta, millones de personas invirtieron todo su dinero, involucrándose en una burbuja iniciada por la bancarrota de Lehman Brothers cuarto banco de inversiones más grande de Estados Unidos, arrastrando a toda una nación y parte de la economía mundial, gracias a una deuda de más de 545.000 millones de euros en hipotecas subprime y créditos NINJA.

Por otro lado, Burry sabía que invertir en corto sería una guerra de desgaste, teniendo que vender algunas de sus posiciones para mantenerse a flote, así como tener que enfrentar la ira y los temores de sus clientes para protegerlos de la catástrofe. A pesar de las burlas de los gestores y las dudas de su mejor cliente, Michael Burry se mantuvo firme en su decisión durante los casi dos años que le tomó al mercado derrumbarse. Lo mismo sucedió con Jared Vennet (Ryan Gosling) quien al final, con cheque en mano, río al último sobre sus pares menos escrupulosos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.