Garra, ¿una nueva dirección creativa para Adam Sandler?

 


Si hay algo que ha caracterizado a los filmes de Adam Sandler es su pasión por los deportes y sobre todo el baloncesto, algo que ha demostrado en filmes como El clan de los Rompehuesos, Niños Grandes, Little Nicky y en su atípica pero sorprendente actuación en Diamantes en Bruto. Dirigida por Jeremiah Zagar, con guion de Taylor Materne y Will Fetters, Garra consigue dar vida a esta afición en una cinta que logra salir de sus habituales producciones, pero que pudo conseguir dar más de sí.

En esta ocasión, Sandler interpreta a Stanley, un ojeador para los 76ers en la NBA, quien venido a menos viaja a Mallorca en busca de Bo Cruz (Juancho Hernangómez), un prodigioso y problemático talento que deberá dejar atrás su tranquila vida por una oportunidad en la liga más competitiva del baloncesto.

Haciendo oídos sordos a sus detractores, Stanley viaja con Bo a Estados Unidos a hacer sus pruebas. Sin embargo, las cosas no salen como es esperado, y a pesar del fracaso, ambos se comprometen a demostrar su valor, en un viaje que nos recordará un crossover entre escenas de entrenamiento de Rocky y Creed como la lucha por el ascenso en las canchas callejeras de Woody Harrelson y Wesley Snipes en Los Blancos No Saben Saltar.

A primera impresión se nota cuan cuidada estuvo la producción, contando con la experiencia de Lebron James para garantizar que se aprecie con total naturalidad la intensidad de los partidos y el choque de caracteres. Algo que se apreció con los varios cameos de jugadores y entrenadores pasados y presentes, destacando entre todos, el personaje de Anthony Edwards, otro jugador que sorprende con su actuación y carisma, transmitiendo esa misma personalidad arrolladora de la cancha a las cámaras.

Este compromiso por ser y dar lo mejor, es una de las razones por la cual la NBA es tan seguida por aficionados e incluso casas de apuestas, las cuales ofertan opciones como el yajuego bono para los mercados más competitivos como diferencia de puntos, y puntos conseguidos en cada cuarto. Algo que veremos a lo largo de la cinta hasta aquel peculiar encuentro a puerta cerrada, sin cámaras ni público, con acaudalados directivos como únicos espectadores.

Nuevamente, la actuación de Adam Sandler sorprende saliéndose de sus típicos papeles cómicos para dar forma a un personaje más paternal, serio y complejo. Sin embargo, su casi omnipresencia en las casi 2 horas del filme, dejan poco espacio para el desarrollo de otros personajes, siendo la única excepción la escena cuando la madre de Stanley le habla a Bo de cuán importante se ha vuelto para él.

Por su parte, Juancho Hernangómez actual Ala-Pivot de los Toronto Raptors hace un buen trabajo en su debut cinematográfico, derrochando talento y agresividad en los partidos, pero también consiguiendo crear momentos emotivos donde hasta una lágrima consigue escapársele.

Aunque hay ocasiones en las que Garra peca de previsible y hasta tediosa, esta es una cinta que gana su lugar más allá de los seguidores del baloncesto y de Sandler (porque los hay). Esta nos muestra una posible nueva dirección creativa del veterano actor, quien logro acertar en esta película de redención que como diría uno de sus mismos personajes, tanto gustan a los americanos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.