Entrevista a Jennifer Rubio, actriz

Por Héctor Peña Manterola.

Jennifer Rubio (Madrid, 1988) es una actriz española. Se formó de forma integral en la escuela DD Estudio de Actores, de Madrid, donde cursó Arte Dramático. Allí aprendió diversas disciplinas como la danza clásica y contemporánea, clases de canto y ritmo, etcétera. Su debut en el teatro español fue de la mano de Xavier Castiñeira, interpretando a Magdalena en una recreación de ‘La casa de Bernarda Alba’, de Lorca. Desde entonces ha realizado numerosas actuaciones llegando incluso a obtener un papel protagonista en la película Victoria 2030. A lo largo de esta entrevista conoceremos más a fondo a esta interesante actriz cuyo futuro se escribe día a día. 

HÉCTOR PEÑA.- Buenos días, Jennifer. A pesar de la breve introducción, me gustaría empezar por lo básico: por tu formación. La he resumido pero los dos sabemos que desde chiquita ciertas asignaturas y ciertos pasos fueron encaminándote hacia el mundo de la interpretación. ¿En qué momento decidiste que esto era lo tuyo?

JENNIFER RUBIO.- Cuando somos niños somos grandes sabios en cuerpos pequeños. Yo sabía desde que tengo uso de razón que quería ser actriz, que quería emocionar y transmitir historias. Que quería vivir del lado de la imaginación, pero no fue hasta que empecé a formarme y a experimentarlo que reconocí que era lo mío.

HÉCTOR PEÑA.– Antes de centrarnos en tu debut como protagonista en Victoria 2030, hay un tema que me parece interesantísimo, tanto para un servidor como para los lectores. ¿Cómo afrontaste el punto de inflexión una vez terminaste tus estudios? 

JENNIFER RUBIO.- El momento de terminar los estudios es duro y asusta, yo tuve muchas sincronías en esos momentos y antes de terminar los estudios me seleccionaron en un casting para trabajar como parte del equipo de Nickelodeon. Tenía muy poco margen de maniobra para tomar decisiones, pero dije sí a la aventura y se convirtió en una de las mejores decisiones de mi vida.

HÉCTOR PEÑA.- Continuando un poco con el hilo de la anterior pregunta… Viviste durante un año en Florida trabajando para Nickelodeon Tv. Esa es una experiencia increíble, me imagino. ¿Cómo afectó a tus proyectos en la península? Porque deduzco que tras los primeros cortometrajes tu nombre comenzaría a sonar para otros proyectos.

JENNIFER RUBIO.- Es cierto que durante el año que estuve fuera todo lo que había desarrollado en Madrid se quedó en pausa, sobre todo los contactos que vas haciendo en la industria. Pero también es cierto que todo lo que aprendí durante aquella experiencia me hizo volver mucho más grande como artista y pudiendo aportar mucho más que anteriormente. Los contactos se retoman si han de seguir en tu camino, experiencias de ese tipo no te las proponen todos los días.

HÉCTOR PEÑA.- Al volver a España me consta que hubo un pequeño cambio de enfoque. Decidiste coproducir un documental de superación con Armando Molina. ¿Cómo qué influyó tu etapa en USA de cara a lo que en ese momento fue tu futuro dentro del mundo de la interpretación? ¿Y en tu perspectiva?

JENNIFER RUBIO.- Volví muy motivada, había estado un tiempo sintiéndome completamente realizada y proyectando nuevos trabajos. Cuando Armando me comentó su idea no tuve la menor duda, ese documental tenía que ver la luz. Empezaba a entender cual quería que fuera mi papel en el mundo del arte y lo que verdaderamente quería aportar, y ese proyecto lo definía con mucho acierto.

HÉCTOR PEÑA.– En 2016 fuiste seleccionada para participar en tu primera película, La reina intocable. ¿Cómo viviste ese momento en que te dieron el sí, quiero? Me imagino que la emoción fuese insostenible.

JENNIFER RUBIO.- Viajé a Canarias a realizar un entrenamiento de lucha escénica y manejo de la espada medieval, y allí conocí al director de La reina Intocable que estaba seleccionando al elenco de su próxima película. Me dio mucha alegría formar parte del proyecto, y me hizo enfocarme aún más en mi carrera.

HÉCTOR PEÑA.- A partir de ese momento tu carrera se aceleró, trabajando en numerosos proyectos. ¿Qué puedes contarnos sobre ellos?

JENNIFER RUBIO.- De todos los proyectos en los que he trabajado en esta etapa destacaría las temporadas en las que he trabajado en improvisación con el equipo de El Experimento. Realizábamos un show de impro en el que en cada espectáculo interpretaba a un personaje distinto con unas circunstancias completamente diferentes, varios a la semana y en ocasiones hasta con dos funciones distintas al día. Las tablas que me dio esta experiencia van conmigo en cada proyecto que abordo.

HÉCTOR PEÑA.- Llegamos a uno de los platos fuertes de la entrevista: Victoria 2030, película donde ostentaste el papel protagonista y que te abrió las puertas de la Academia de Cine de España. ¿Qué significó para ti?  

JENNIFER RUBIO.- Recuerdo que el casting fue durante el confinamiento y tenía una sensación extraña al exponerme de una manera diferente, luego empezaron las reuniones de zoom y la confirmación de mi papel protagonista. Fue un rodaje con un equipo maravilloso, lleno de retos por el momento en el que estábamos, pero muy reconfortante. Y poder formar parte de la Academia de Cine me ha acercado a muchos compañeros y compañeras de profesión y a compartir con ellos más de cerca nuestros intereses. Lo disfruto mucho.

HÉCTOR PEÑA.- Y a futuro, tras haber desempeñado un papel protagonista. ¿Qué proyectos están en el horizonte?

JENNIFER RUBIO.- Tengo un proyecto muy bonito e ilusionante para rodar en 2023, y ahora tengo un par de cortometrajes rodando también por festivales. Espero pronto poder dar más detalles sobre ello y estoy abierta a nuevas propuestas.

HÉCTOR PEÑA.- Un tema de gran importancia que aún no hemos comentado es tu colaboración con la Fundación Theodora, visitando a niños como miembro de los Doctores Sonrisa. Una experiencia así, en lo personal, deduzco eclipsa cualquier otro tipo de satisfacción. ¿Te gustaría enviar un mensaje a los lectores?

JENNIFER RUBIO.- Ser Doctora Sonrisa (artista hospitalaria) me ha cambiado la vida. Además de hacer algo que me apasiona ves que haces una labor de humanización en todos esos pequeños y pequeñas que lo necesitan. Sus sonrisas son la mejor recompensa.

HÉCTOR PEÑA.- De cara a finalizar con esta entrevista, me gustaría hacerte una pregunta entre dientes. De cara a conocer mejor la situación actual del cine español, la cual para los aficionados consiste en la especulación, ¿podrías contarnos alguna curiosidad o anécdota? 

JENNIFER RUBIO.- Te puedo decir que es un mundo lleno de personas sensibles y extremadamente trabajadoras en su mayoría. Para mí las mejores anécdotas han sido rodando con amigos o coincidiendo en los rodajes con compañeros que te apasiona compartir escena. Se crea un clima mágico que se refleja en la historia.

HÉCTOR PEÑA.- Muchas gracias, Jennifer, por su tiempo. Ha sido un placer compartir este espacio. ¿Te gustaría añadir algo más? ¿Algo que nos hayamos dejado en el tintero?

JENNIFER RUBIO.-  Sí, quiero daros las gracias por darme un espacio en vuestra revista cultural y tratarme con tanto cariño, ojalá volver a coincidir y poder dar noticias bonitas.


Héctor Peña Manterola (Cantabria, 1995) es un escritor graduado en Historia según la Universidad de Cantabria y alumno del Máster 2022-2023 en Edición y Gestión Editorial con Grupo Planeta impartido por la VIU. Autor de nicho, trabaja con los géneros del terror, ciencia ficción y fantasía. Actualmente ha publicado una novela de ficción (Magdalena, Editorial 2IX, 2021), una novela de no ficción (El Ministro del Silencio, Editorial 2IX, 2022), y varios relatos y cuentos en antologías (Mimo, Niño pollo, Sangre de mi sangre…). También ha sido premiado en el certamen Generación Pandemia convocado por el Ayuntamiento de Santander por su relato El silencio de los cuervos. Su tercera novela será publicada con Editorial Titanium en
2022.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.