El ‘Ulises Redux’

EDUARDO SUÁREZ FERNÁNDEZ-MIRANDA.

La editorial ovetense «Luna de Abajo», se une a la celebración del centenario del Ulises de James Joyce, con la publicación del libro ULISES redux. El título toma el adjetivo latino redux en su acepción de “el que está de vuelta; El que restituye; El que guía, conduce o lleva”. Auspiciado por el Círculo de la calle de Ulises, la idea de este libro-homenaje surge de la invitación a un grupo de escritores, a “unirse a esta conmemoración proponiéndoles un juego literario consistente en escribir un texto con el estilo y la intención literaria que cada autor deseara y bajo el género que creyera más conveniente. Además, los personajes y las peripecias no tenían por qué coincidir con los de la obra del irlandés”, como recuerda uno de los autores.

Tan solo se les exigía a los participantes un único requisito: “Que transcurriese durante el Bloomsday, es decir, el dieciséis de junio, día en el que suceden y entrecruzan las vidas de Stephan Dedalus, Leopold Bloom y Molly Bloom. (…) Cada autor afrontó uno de los dieciocho capítulos del Ulises. No había otro punto de llegada que el juego y la celebración”.

Todos los escritores convocados, cada uno con su visión del Ulises y su estilo propio, han querido mostrar la admiración que sienten por una obra “viva y llena de humor, a ratos desternillante, irreverente, transgresora y excesiva”, como recuerda el poeta Andreu Jaume. En las páginas de ULISES redux encontramos a un Leopold Bloom convertido en Leopoldo Flores, que había salido de casa “sin prisa. No por mucho madrugar. A las 9:15 era la cita. A ciegas. A tientas, más bien. (…) El encuentro sería en la cafetería Los Encantos, en la planta baja del centro comercial de Las Clarisas”.

O entra en escena el propio escritor: “Soy James Joyce y nadie me entiende. Me acaban de confundir con un marinero sueco de eléctricos ojos azules, gorra de yate y zapatillas de lona. (…) ¿Habrá bebido? ¿Habré bebido yo? Ella, que dice llamarse Nora Barnacle, cree que soy idiota y no le falta razón. Aparezco en la Torre Martello de Sandycove. Ruge una pantera negra. Alguien dispara un revólver contra unas cacerolas. Despierto sobresaltado. Decido abandonar Dublín”.

Emulando los distintos géneros literarios que transitan por la novela del escritor irlandés, en ULISES redux los versos hacen su aparición en uno de los capítulos: “¿Qué le ha recetado / hoy el médico, / grasientobloom? / Comer. / Las enaguas / violetas de seda / todavía no. Las / dulzuras del pecado. / Comer antes. / ¿Pícara tentando / a los pobres hombres / ingenuos? / La religión: / siempre dando / vueltas. / Pícara y / empapada”.

Como se señala en las Notas (in)necesarias para jugar y (con)celebrar, cada uno de los autores convocados a esta edición conmemorativa “ha sabido captar no solo la acción del Ulises, sino también, cien años después, un renovado placer por el lenguaje y la multiplicidad de las formas narrativas”.

Alfonso Zapico, autor de los cómics Dublinés y La Ruta Joyce, ambos publicados por la editorial «Astiberri», homenajea al escritor irlandés con la ilustración de la portada, donde un joven James Joyce pasea por las calles de Dublín, un 16 de junio de 1904.

«Luna de Abajo» ha editado un libro coral y heterodoxo, donde cobra protagonismo la vida y la obra de James Joyce, un escritor genial que supo transformar sus recuerdos y experiencias en una obra de arte.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.