‘Ines dice’, una novela sobre la aceptación y la superación humana

MANUELA VICENTE FERNÁNDEZ. @ManuelaVicenteF

Al terminar de leer la última novela de Bárbara Darder, Inés dice, (Círculo Rojo, julio 2021), una se queda un tanto noqueada. Aunque es una novela corta su intensidad nos atrapa e impacta desde las primeras líneas, haciendo que no podamos soltar la lectura hasta concluirla.

De la autora, Bárbara Darder,(Mallorca, 1945) sabemos que es una escritora vinculada durante años al mundo financiero, que dejó la economía para dedicarse a la literatura y tiene varias novelas en su haber (Mejor pugil que taúr, reeditada por Avant en 2020; Espejos de feria, Silente 2015; El edicto, Kindle 2019; ¿Dónde está Sirio, mamá? Avant, 2020). 

Inés dice comienza con una prosa pausada, en la que, a través de la voz de una madre, llegamos a entrever y conocer a la persona de su hija, su desarrollo, y la evolución de ambas. Las protagonistas van cambiando y redefiniéndose a medida que entramos de lleno en la segunda parte de la novela, para asistir, en la tercera parte, a una aceleración del ritmo narrativo que va en aumento hasta alcanzar una intensidad pareja a la de los hechos y sentimientos abordados.

La impronta que deja esta novela radica en que, mucho tiempo después de concluida la lectura, el personaje de Inés nos sigue acompañando, quedándose a nuestro lado, susurrándonos, alentándonos a mirar a nuestro alrededor con los ojos bien abiertos, en procura de más personas como ella. Personas que quizá nos han pasado inadvertidas muchas veces, pero que están ahí, entre nosotros, y como tales, sienten, desean, sueñan y reivindican, de una u otra manera, su lugar en un mundo que no siempre está preparado para aceptarlas.

También Teresa, la madre de Inés, nos sacude con su voz de ese asiento en el «Congreso de Mujeres con Discapacidad» que aparece en la novela, y al que asistimos como lectores, al escucharla hablar de otra realidad silenciada, que subyace detrás del paradigma idílico de la efectiva reintegración y normalización de estas mujeres, y acaba, a veces, desembocando en la frustración, que no rendición, de las mismas y de sus familias, ante los problemas reales con los que se encuentran a la hora de llevar a cabo dicha normalización.

Que la vida es una batalla no es tema nuevo, pero es de las heridas y secuelas de esta guerra tan especial de la que Bárbara nos habla. Y habla, sobre todo, porque las afectadas o afectados, de ser el caso, carecen muchas veces del altavoz o el discernimiento preciso para hacerlo con claridad.

La novela toca también de cerca temas sangrantes como el maltrato en las relaciones familiares, la falta de implicación emocional, la violencia sexual o la agresividad y nos muestra, ante todo, la soledad de una madre que, al ampliar el foco de atención sobre el mundo de las personas con diversidad funcional, hace especial hincapié en las necesidades afectivas y sexuales de estas personas y la controvertida gestión de las mismas, tanto por parte de las propias familias como de las instituciones.

La complejidad de este libro, en apariencia corto, dividido en tres capítulos, que hacen referencia a un largo fin de semana (Viernes, Sábado, Domingo) y una especie de epílogo (A los pocos días), hace que su lectura se nos revele como necesaria para entender las carencias y escollos que se presentan ante un gran número de personas, nunca lo bastante visibilizadas.

La claridad en la exposición del tema es una claridad que la autora consigue al hacernos partícipes del espectro de sentimientos y emociones que conforman la dimensión humana de las protagonistas principales. Y es que, al margen de la historia narrada, la conclusión final a la que llego como lectora es que Inés dice es, sobre todo, una novela sobre el amor y sobre la aceptación humana. El amor materno filial, encarnado en la lucha de Teresa e Inés, es el símbolo de la lucha universal de una madre y su hija por reivindicar una vida digna, entre o no esa dignidad dentro de los parámetros de la normalidad aceptada. Una lucha en la que, con independencia del resultado obtenido, prevalecerá en todo momento  la necesidad de aceptación mutua, reflejada, por ejemplo, en la frase que la hija pronuncia:

Pues no lo entiendo. Los jardineros deberían cuidar a las plantas, no sé si me equivoco, corrígeme si me equivoco, pero me parece que es como si los que cuidan de las personas, las madres, los psicólogos, los monitores, no las dejaran crecer ni ser ellas mismas.

Inés dice.

Una novela sobre el amor, más allá de paradigmas o estigmas sociales y familiares.

One thought on “‘Ines dice’, una novela sobre la aceptación y la superación humana

  • el 30 junio, 2022 a las 7:52 pm
    Permalink

    Muy interesante la reseña. Y el tema de la novela me parece también de sumo interés.

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.