Avance internacional: The Walking Dead sigue dando que hablar por boca de Clementine.

Portada de Clementine

Skybound Entertainment ha anunciado que a comienzos que a finales de este mes publicaría un cómic de un personaje nacido en el seno del videojuego homónimo: Clementine. Como ya sabemos no es la única variante que ha nacido a la sombra de la afamada serie de Robert Kirkman. De hecho, hace aproximadamente un año también se publicó Negan Lives como continuación de dicha serie y que ha sido publicada en España gracias a ECC.

En abril, la editorial estadounidense anunció que Clementine aparecería en la serie semanal Skybound X. En esta serie se les da libertad a los creadores para que construyan sus ideas con los personajes principales de la editorial. Por lo tanto, tarde o temprano, Clementine aparecería en escena. Este personaje, además, tuvo una importancia destacada en el videojuego que se comercializó a raíz del éxito de The Walking Dead.

Pues bien, ahora la editorial publica un número centrado en este personaje. Clementine book one es su nombre y formará parte de una trilogía. Las narraciones escrita y visual corren a cargo de Tillie Walden. Este creador ha optado por una obra menos comercial, donde la acción tendría una parte esencial, y se ha dirigido hacia el mundo de la introspección y de las emociones.

Página interna de Clementine.

En este sentido, la obra ahonda en una relación afectiva, entre las paradojas de un mundo distópico donde parece que existen pocas salidas. Entre tanto, y como tópico recurrente de la serie, la comunidad donde se encuentra la protagonista estará centrada en crear un asentamiento seguro con las dificultades que ello implica.

Clementine, al igual que Rick, tiene una discapacidad que hace que el personaje se muestre, ante el lector, de un modo frágil y vulnerable. Ahora bien, el talante de Clementine es diferente al de Grimes. Ella tiene un punto dulce y nostálgico que hace que la obra parezca más cruda y difícil. Recordemos que, al fin y al cabo, estamos en mundo repleto de muerte y destrucción.

Por otro lado, Walden, de un modo un tanto maniqueo, va a dar sensación de seguridad al lector para logran mayor tensión e impacto cuando la situación se complica. Ante esta narrativa escrita, parece que solamente tendría sentido una narración visual de carácter minimalista y sencilla. ¡Efectivamente! Walden opta, nuevamente, por el blanco y negro, pero una textura dulce que, si cabe, incrementa más lo descarnado de la obra.

 

Por Juan R. Coca

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.