«Tiempo de Tambores», de Francisco Javier Insa García

FLUMEN en TIEMPO DE TAMBORES

«La poesía es conocimiento,
salvación, poder, abandono»
Octavio Paz

Por Beatriz Zaplana Bebia.

Cinco clepsidras y un epílogo miden el tiempo de un dolor. Los textos que conforman el segundo poemario de Francisco Javier Insa García Tiempo de Tambores, publicado por la editorial Ad Versum en marzo de este año, transcriben universales que devienen eternidad vía palabra poética. El poeta representa el psicopompo que es capaz de situarnos frente al tiempo pasado: agua estancada y medida infinitas veces; fluyendo pero retornando eternamente. He aquí la esencia del universal poético: perdonar al pasado lo que ya no fluye en el presente; abstracción de un recuerdo aprehendido en «la palabra que me nombra», con letras de Borges.

La aliteración del título nos conecta con la espera de lo que ha de llegar. El presente es tan solo un palimpsesto de ese pasado que continúa retornando como el agua de los presocráticos; no somos los mismos, pero cada clepsidra nos universaliza en la colectividad del dolor que debemos permitir que discurra entre nuestros dedos: «Acude entre susurros y tráeme un presente / que no queme, / no duela, / no sienta».

El poeta no se centra en un solo íntimo acontecimiento personal como ocurre en su anterior poemario, removiendo el aire de nuestra intimidad, sino que el retumbar de los tambores preconiza la clausura de un ciclo vital. Las clepsidras miden ese discurrir con el agua agitada. En cada una de esas cinco contenciones temporales, el poeta se libera de fragmentos de un pasado angustioso («El miedo esconde lo que persigues / en tus retrocesos a realidades elementales. / Es doloroso deslizarse sobre miles de suelos / en gravedad cero, / sin oxígeno para exhalarme. / Retumban tambores»). He aquí el poder de la palabra poética: aspirar a contener el daguerrotipo del tiempo, captar, en palabras de Platón en el Timeo, «la imagen móvil de la eternidad».

Francisco Javier Insa tiene la capacidad de llegar a la esencia misma del universal que nos poetiza a todos y cada uno de nosotros. De lo particular a lo general: un tiempo doliente, el cual nos pesa y al que debemos enfrentarnos desnudos de significantes huecos.

Vita flumen hacia los obstáculos del «lado de acá»; a los que debemos encararnos. Así nos reconocemos en los versos del poeta: metaforizamos nuestra propia agua estancada y dejamos que fluya sin clepsidras que nos la traigan una y otra vez. Con sus textos comprobamos cómo el Yo poético se entrega al sufrimiento con la intencionalidad de cerrar ese ciclo con fuerza, con estruendo, con retumbar de tambores para continuar ya libre, en versos de Fray Luis de León, «de amor, de celo, / de odio, de esperanzas, de recelo».

Cada una de las palabras contenidas en el poemario son la huella poética de la eternidad. El tiempo se cierra sobre el dolor; las clepsidras quedan seccionadas por aforismos que nos invitan a alcanzar esa universalidad. Superado el eterno pasado aspiramos a continuar nuestro platónico discurrir como «Símbolos de fe / para vencer / la derrota».

2 thoughts on “«Tiempo de Tambores», de Francisco Javier Insa García

  • el 30 junio, 2022 a las 12:56 pm
    Permalink

    Magnífica reseña. Ya he pedido el libro.

    Respuesta
  • el 4 julio, 2022 a las 6:09 pm
    Permalink

    Enhorabuena a la reseñista. Es el segundo libro del autor. Sigo a esta editorial porque tiene títulos y autores muy buenos. Recomiendo el libro 100%.

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.