Final Fantasy XVI no tendrá mundo abierto

Naoki Yoshida, director del Final Fantasy XVI, ha despejado ciertas dudas sobre el nuevo lanzamiento de la saga. Ya se enseñó mucho del estilo de combate, bebedor del Devil May Cry, en su último tráiler. Sin embargo, el fandom se quedó con la duda de si solo contaríamos con un único personaje controlable, o si el mundo de esta entrega sería abierto o no.

 

En una de las entrevistas que ha concedido ahora para todo tipo de medios, Yoshida ha declarado, entre otras muchas cosas, que solo controlaremos a Clive. Sí habrá un grupo que le acompañe, pero controlado por la IA. Este modo de juego se parecería a entregas como la del FF XV, su predecesor, uno de los más vendidos de la franquicia, pero con tantos defensores como detractores. Este sería una de las grandes diferencias con respecto a las añoradas entregas VII, IX o X, donde podemos controlar a todos los miembros del equipo.

Pero la gran diferencia, y lo que buena parte del público de Final Fantasy se temía, es que este XVI no contará con un mundo abierto. Otra de las características que tanto gustaban en los juegos más aclamados de la compañía y que Yoshida opta por no reproducir. Ya existen ejemplos de títulos que decidieron no contar con un mundo abierto, como el parcialmente odiado Final Fantasy XIII o el tan querido Final Fantasy X. Son dos videojuegos con recibimientos de salida muy diferentes, pero que cuentan con un mundo semiabierto únicamente a partir de una de las fases finales del juego, y cuyos caminos son extremadamente «pasilleros«. Ambos cuentan con un concepto parecido de mundo, pero su acogida fue muy distinta a causa de otras características como el desarrollo de sus personajes o la historia en sí misma.

Naoki Yoshida ha defendido esta decisión: su intención es crear un mundo consistente basado en áreas independientes, en el que cada diseño sea rico y entre todos den una sensación de escala global. Desde luego, en las nuevas imágenes publicadas por Squarenix, el mundo de Valisthea da la impresión de ser un mundo vasto y espectacular. Es posible que este cambio se deba al «fracaso» que algunas personas le atribuían al mundo abierto del Final Fantasy XV, ya que, pese a tener esta característica, sus espacios resultaban vacíos. Solo tres ciudades eran realmente explorables y parecían tener vida, mientras que el resto por desgracia era un contenedor bonito pero sin mucho que ofrecer para lo inmenso que era.

Otra de las declaraciones importantes del director es que de momento no se prevén DLCs para ampliar la historia, ofreciendo un juego completo desde su lanzamiento. También ha dado detalles sobre el funcionamiento de los Eikons (el nombre de las invocaciones en esta entrega, parecido al Eidolones del décimo título de la franquicia). Estos tendrán su propio árbol de habilidades, y los combates entre los propios eikons serán únicos y podrán tener elementos de wrestling o incluso de shooter 3D, por ejemplo.

De momento, toca esperar para ver cómo funciona todo esto en nuestras manos, pese a que el juego ya es jugable de principio a fin. El equipo está afinando detalles de la dificultad en el gameplay y añadiendo las voces que faltan en diferentes idiomas. Les queda un año, hasta el verano de 2023, para perfeccionar al máximo este nuevo título que tanto espera el fandom de Squarenix. Por lo pronto, Gematsu cuenta con enlaces a las últimas entrevistas que ha concedido Naoki Yoshida, por lo que se puede encontrar toda la información posible en https://www.gematsu.com/2022/06/final-fantasy-xvi-producer-naoki-yoshida-interviews-real-time-combat-ai-party-members-no-open-world-more.

Samuel Cuenca Rodríguez

Guionista y escritor malagueño afincado en Madrid. Quedé finalista del VII Premio Valparaíso de Poesía. Cuento con un máster en Guion de Series de Ficción por la ECAM y ahora trabajo en las ventas de dos series y una obra de teatro. Básicamente, viviendo del cuento :)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.