‘Tres días en la calle ciprés’, de Iván Ledesma

MARISA ARIAS.

‘Tres días en la calle del ciprés’ es una novela que comienza un viernes y termina un domingo o sea un perfecto diario de 3 días cronológicos.

La novela está llena de acción y diálogo. Ademas ‘Tres días en la calle del ciprés’ es una gran novela policíaca adictiva y camino de thriller. Muy recomendable para los amantes de este género, entre los que me incluyo, que a pesar de sus 150 páginas lo condensa todo de manera magistral y por eso se hace muy corta a la hora de leerla y disfrutarla.

La función del protagonista, el inspector Barto, es interrogar a todos los sospechosos en el barrio donde se produce el crimen. Pero expliquemos un poco sobe él:

Tiene  50 años, es algo obsesivo, serio, distante y observador. De este tipo como protagonista, me interesa todo aunque como su nombre indica, él es el encargado de desenmascarar al llamado ‘asesino de lienzo’. Los capítulos son muy cortos y la historias que van pasando son todas de aprovechamiento como cada uno de los personajes, ya sean principales o secundarios. Todo esto hace que su lectura sea muy rápida y de calidad y den ganas de volver a leer el libro. No hay nada que poner, ni quitar, porque está todo muy bien colocado y no hay ni una línea que sobre.

Estos vecinos que son muy diversos y muy diferentes entre sí aunque les una: el ser habitantes del mismo sitios.  Todos entran y salen de la historia para hacer que el lector vaya uniendo o separando piezas,  por lo tanto la novela condensa muchas posibles cosas o circunstancias centrándose sobre todo en lo que los personajes, ven, hacen o piensan. La intriga está asegurada.

Esta novela se podría enmarcar en una sociedad actual porque puede reflejar un posible suceso con un asesinato y/o asesino opcional.  Y resulta así, lo que es previsible, una novela que entretiene como la que más, y atrapa de forma genial y absoluta, como ya he mencionado.

Pero no olvidemos su rompedor principio: la novela empieza antes del capítulo primero, con un artículo de periódico para situarnos en el hecho ocurrido. En él se especifica al asesino y su/s víctima/s y la forma de actuar de este. Eso ya, es una forma original de comenzar porque el crimen ya se ha realizado y lo que ocurrirá después será la investigación capítulo a capítulo. 

Concluyo y reitero como muy buena novela negra que es, ‘Tres días en la calle del ciprés’, cumple todos los cánones que pueda tener este género y deja una parte abierta siempre a la imaginación y como no, un poco también a la reflexión.  El punto psicológico que es el que hace de esponja y columna vertebral  de todo lo que irá corriendo, es magnífico y redondea su final.

Por cierto, como fan de novelas de Agatha Christie que me considero, esta va muy en la línea por sus giros.

Nunca había leído a su autor: Ivan Ledesma pero con esta pequeña,  gran novela, repetiré. ¿Están ustedes listos para seguir paso a paso al amigo Barto? Yo ..deseando una segunda parte.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.