El sastre de la mafia (2022), de Graham Moore – Crítica

Por José Luis Muñoz.

Se publicita la primera película de Graham Moore como teatro filmado u obra de cámara cuando es un simple cluedo, ese juego detectivesco y de misterio inventado en 1948 por Anthony Pratt que se parece mucho a las novelas de la dama del crimen Agatha Christie. Personajes estereotipados y planos, actuaciones teatrales, ambientes cerrados y continuos giros, al margen de toda lógica, para despistar al espectador.

Leonard (Mark Rylance) es un sastre inglés que emigra a Chicago y se ve obligado a confeccionar trajes exclusivos a sus clientes mafiosos junto a su ayudante la inocente Mable (Zoey Deutch). Una tarde irrumpe en su tienda Richie Boyle (Dylan O`Brien), el hijo casquivano del capo mafioso Roy Boyle (Simon Russell), acompañado de su irascible colega Francis (Johnny Flynn), para que el sastre le cosa un agujero, y no precisamente en la tela. La situación se complica, pero Leonard parece dominar la situación gracias a su flema británica y a la rapidez de reflejos.

El espectador asiste estupefacto, y aburrido, a los continuos giros de guion (el último es de traca) y a las entradas y salidas de la sastrería de una serie de personajes (Violet, Nikki Amuka-Bird, y sus mafiosos negros resultan esperpénticos) en una noche interminable, hasta el punto de desentenderse de una historia que no tiene un ápice de credibilidad y además ni siquiera es divertida. Los mejores momentos son los iniciales, cuando el sastre Leonard, cortador insiste, habla de su antiguo oficio, marca telas con tiza azul y, tijera en mano, corta y cose. El resto bastante olvidable.

Viendo El sastre de la mafia uno no puede dejar de acordarse de La soga (arcón incluido), una de las muchas piezas magistrales de Alfred Hitchcock, una obra de cámara extraordinariamente bien ejecutada por el mago del suspense, o, incluso, de las películas American Buffalo y Casa de juegos de David Mamet, rodadas en un único escenario.

One thought on “El sastre de la mafia (2022), de Graham Moore – Crítica

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.