De cuando Kirkman levanta, de nuevo, a los zombis

Portada de Marvel Zombies en la colección Must-Have

Panini acaba de reeditar la “juguetona” Marvel Zombies

Robert Kirkman, sin ningún lugar a dudas, es uno de los grandes iconos actuales del mundo zombi y de su cultura. Todos conocemos la famosa The Walking Dead, llevada a la pequeña pantalla en una serie homónima. Esta serie, actualmente, está siendo reeditada por la editorial ECC tras comprar los derechos que, anteriormente, estaban en manos de Planeta. Pues bien, Marvel no quiere ser menos, por lo que, en su famosa Ultimate Fantastic Four abrió la puerta a un mundo paralelo repleto de versiones alternativas de los héroes clásicos de la casa, pero en versión zombis.

Tras el trabajo inicial de Mark Millar, tomó el relevo Robert Kirkman, quien ideó la existencia de ese mundo paralelo. Esta idea que podría resultar un tanto simplona, funciona perfectamente. De ahí que, paulatinamente Marvel vio la opción de ampliar este mundo paralelo en Marvel Zombies. Así mismo, Marvel ha empleado el recurso zombi en diversas ocasiones. De hecho, y tras la obra que estamos comentando, publicó diversas secuelas (Marvel Zombies 2, Marvel Zombies 3 y Marvel Zombies 4), entre otras.

Estamos ante una versión distópica y, si se me permite, cómica y juguetona del mundo zombi y del Universo Marvel. Kirkman, de hecho, nos muestra una historia en la que los personajes distan mucho de la clásica visión de los come-cerebros. Los nuevos zombis son enormemente inteligentes y son conscientes de sus posibilidades y limitaciones. Ahora bien, la narración no funcionaría si los zombis no tuvieran los elementos identificativos convencionales. Por eso, Kirkman no rompe completamente con las convenciones.

Página interior

El comienzo de Marvel Zombies es un tanto abrupto. De hecho, podría llegar a desconcertar un poco. Ahora bien, en seguida uno puede tomarle el pulso a la narración y seguirla, dejando atrás aquello que no está explicado al comienzo. De hecho, no importa mucho. Al fin y al cabo, estamos ante un mundo repleto de estos seres, pero cuya capacidad intelectual es alta. Lo que los convierten en seres sumamente peligrosos.

Con lo dicho, no se piense que la obra es seria y sesuda. No vamos a reflexionar demasiado al ir pasando páginas, ni va a haber referencias veladas a otros elementos culturales. La obra busca, claramente, divertir. Sin más… Aunque es cierto que Kirkman también opta por introducir elementos subversivos que nos harán disfrutar. No puedo comentar demasiado estos aspectos, aunque estoy seguro que os harán gracia. Hulk, Spiderman, Lobezno y el propio Coronel América (El Capitán América) son utilizados con esta intención. Por otro lado, Kirkman usa un recurso magistral gracias al “devorador de mundos”. Posiblemente, sea uno de los seres más próximos a los zombis sin serlo, en realidad, algo que este guionista emplea en esta ocasión.

Paradójicamente, el trabajo de Sean Phillips (dibujo) y June Chung (color) se enmarca, fundamentalmente, en una narración visual seria y con cierto aire de profundidad. El color es oscuro y algo tenue, evitando opciones estridentes más acordes con narrativas cómicas. Todo ello le aporta un elemento de verosimilitud a la narración en su conjunto, que sorprende. Por esta razón estamos ante un “must-have” marvelita en toda regla.

 

Por Juan R. Coca

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.