Clara Janés: «Poesía es testimonio y sosiego»

José Luis Trullo / Carlos Peinado Elliot.- Clara Janés Nadal (Barcelona, 1940) es una escritora española que cultiva diversos géneros literarios. Destaca como poeta y como traductora de diferentes idiomas centroeuropeos y orientales. Premio Nacional de Traducción en 1997 por el conjunto de su obra, desde 2015 ocupa la silla «U» de la Real Academia Española; en su discurso de ingreso en junio de 2016 leyó un texto titulado «Una estrella de puntas infinitas. En torno a Salomón y el Cantar de los cantares». Clara Janés cultiva la poesía, la novela, la biografía y el ensayo y se distingue como traductora, particularmente de la lengua checa y de la obra poética de Vladimír Holan y Jaroslav Seifert. Ha vertido también al español a Marguerite Duras, Nathalie Sarraute, Katherine Mansfield y William Golding y, en colaboración con conocedores de sus lenguas, a poetas turcos y persas, tanto modernos como místicos antiguos. Su libro más reciente es Camino de Sardes. Logos bifronte (Libros del Innombrable, 2020), donde aborda una atenta lectura de la poesía nórdica contemporánea, enlazándola con los grandes símbolos de la poesía universal. En esta entrevista, esencial y compacta como corresponde a una autora que encuentra en el laconismo un modo de ser y estar en el mundo, lejos de la verborrea que ataca a nuesta cultura actual.

-¿Para qué poetas en tiempo de penuria?
-Tiempos de penuria no paran. Poesía es expresión. Testimonio, sosiego… ¿por qué no?

-¿Cómo debe comunicarse la palabra poética en una sociedad intoxicada de bazofia comunicativa, para que alcance al común sin perder su esencia áurea?
– Cara a cara.

-¿Con la lectura de qué poetas su escritura ha devenido otra?
-San Juan de la Cruz, Holan, Jorge Guillén, Trakl, Gunnar Ekelöf…

-La traducción ha desempeñado una función importante en su faceta creadora. ¿Cómo ha influido en su obra? ¿Ha originado poemas concretos?
-He escrito un libro en italiano, otro en inglés, poemas en persa…

-En su poesía se observa también la influencia del pensamiento científico, matemático. ¿Tiene este último una virtualidad espiritual que no ha sido frecuentada? ¿Cómo concilia poesía y ciencia?
-Son amores.

-El concepto de la «nada», en el pensamiento y en la poesía, ¿cómo ha de aplicarse en la existencia de cada cual? ¿Es un camino, una etapa hacia otro momento, o un fin en sí mismo?
-La nada es un concepto. ¿O acaso un instante de infinito silencio?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.