‘La novela ideal’, de Juan Miñana

REDACCIÓN.

La novela ideal es la historia de un personaje que vivió en los márgenes y que fue actor secundario, y espectador privilegiado, de muchos de los movimientos que marcaron la ciudad de Barcelona en la primera mitad del siglo pasado

Desde la bohemia más decadente hasta los esplendores del nudismo naturista, pasando por el esoterismo y los movimientos libertarios, Xavier Viura (Barcelona, 1882 – Barcelona, 1947) poeta, dramaturgo y traductor, se reinventa para adaptarse al espíritu de cambio permanente.

Miñana nos sitúa en una casa en la calle Rosaleda, 19 en Pedralbes, «un lugar donde la ciudad se desdibujaba entre villas aisladas, campos de cultivo, algún césped deportivo ahora abandonado, colegios religiosos incautados por los sindicatos, modestas masías y casitas burguesas de recreo».

Viura ha huido, por fin, de Barcelona. Después de convivir con diferentes personajes que acaban huyendo a Francia, se queda solo durante meses alimentándose, acabadas las reservas, de los frutos secos que le había proporcionado la higuera del jardín. Cuando consume la última, decide dejarse morir. «Se tendió cual largo era, sin desvestirse ni descalzarse. La escenografía climática no podía haberle acompañado mejor: lluvia desapacible, viento húmedo. Y cruzó sus manos sobre el pecho para componer una grave figura yacente y adentrarse en la nada definitiva.»

Una mañana, «después de tres días de tomadura de pelo espiritual, se rebeló abriendo los ojos para comprobar que seguía aquí, en este mundo, y que la única luz que había sido capaz de alcanzar era la de un insólito día de sol radiante en diciembre.» Para celebrar la vida, sale al jardín y, desnudo, se abraza a la higuera: «Hermana higuera. ¿Por qué te maldijo Jesús en el Nuevo Testamento? ¡Si no maldijo ni a sus verdugos en plena agonía!». Y ese acto, le llevará a la cárcel Modelo por exhibicionismo impúdico.

Entre rejas, la historia de Xavier Viura retrocede y avanza en el tiempo. A través de las páginas de La novela ideal, somos espectadores de los grandes acontecimientos que vive Barcelona durante ese periodo de su historia, como la Exposición Internacional de 1929, lo que conllevó la creación de la radio. «La cercana inauguración […] está requiriendo de nuevos contenidos para ampliar las emisiones. “Cultura viajando por el aire, amigo Viura”», sueña Juli Pons, uno de los discípulos más importantes de Enrique Granados.

El asombro de un literato de extemporánea erudición y dignidad a la sociedad naturista Pentalfa, «órgano de la Escuela de Enseñanza Trofológica del mismo nombre», del fundador-director Nicolás Capo, que predica el vegetarianismo y el nudismo en una sociedad pacata, y el pasmo colectivo por los siempre inesperados giros de la historia, hacen de esta novela un artefacto entreverado de humor, plagado de personajes reales, pero también un libro que ofrece indelebles cargas de profundidad y sumerge al lector en un hipnótico viaje literario.

  • El autor

Juan Miñana nació en Barcelona en 1959. Su primera novela, La claque (1986), una sátira sobre una escuela de aplaudidores no pasó inadvertida a la crítica, pero su consagración como novelista no le llegaría hasta la publicación en 1991 de El jaquemart. Entre sus últimas obras publicadas destacan La playa de Pekín y El cielo de los mentirosos. Ambas cosecharon una gran acogida por parte de la crítica. Es considerado uno de los mejores novelistas de su generación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.