Zorrito

Por Àngels S. Amorós

Edward van de Vendel (texto), Marije Tolman (ilustraciones) y Diego Puls (traducción). Zorrito. Ciudad Autónoma de Buenos Aires (Argentina): Pípala. Adriana Hidalgo editora, 2021. 80 pp. A partir de los 6 años.

Y de repente Zorrito recuerda lo que le enseñó

mamá zorra: cómo refugiarse en la cola

cuando hace frío,

cuando los días empeoran,

cuando el mundo se enoja con uno.

Qué mejor homenaje a la naturaleza, a las criaturas que habitan nuestro entorno y a la vida como el mejor regalo que la perspectiva de un zorro joven que tras una caída rememora todo lo vivido. La extrapolación a otras situaciones y personas es sencilla ya que el texto con un tono poético e intimista nos traslada a un universo que podemos hacer nuestro.

Zorrito ya es lo bastante mayor para explorar el bosque a su antojo y gracias a las maravillosas ilustraciones de Marije Tolman podemos observar su fusión con la naturaleza y se relaciona con los otros animales con naturalidad. El color naranja de Zorrito y de su familia destaca del resto de colores por su tono fosforescente y parece una figura superpuesta en el entorno dibujado a lápiz y con todo detalle. Por ello, mientras los animales tienen gran dinamismo el paisaje se revela como estático y cálido.

A destacar cómo imita la posición de un pato y los dos juntos parecen meditar enfrente del lago. Sin embargo, Zorrito emprende una carrera y cuando de repente nota que sus pies no tocan el suelo no tarda en caer con tan mala fortuna que pierde el conocimiento. A partir de entonces, el protagonista de la historia revive toda su vida desde que empezó a ser alimentado por su madre, los juegos con sus hermanitos, cómo su padre los instruyó en la caza ya en el exterior. El bosque es para Zorrito el mejor descubrimiento de todo porque todos sus sentidos se ponen en marcha para aprender del resto de animales. Gracias al ciervo sabe que el agua del río calma la sed y en las basuras se encuentran sabrosos manjares. Papá Zorro es consciente de la gran curiosidad de su hijo y le hace una advertencia: «por querer saber, la zorra perdió la cola».

No tarda en salir en escena un chico que, como Zorrito, ama la naturaleza y le gusta observar a los animales. El paralelismo entre ambos es fundamental y por eso insistimos en la extrapolación o la aplicación de una serie de datos y conclusiones de un ámbito a otro. Este chico tendrá un papel importante en el desenlace de la historia, como descubrirá el lector.

En definitiva, una historia que se leerá más de una vez y en cada una de ellas las sensaciones serán distintas. Una recomendación es que en la primera lectura se limite a las imágenes y luego sola al texto. Las siguientes lecturas sí que permitirán unir los dos, letras e imágenes. Tal vez si prescindimos del texto la historia no pierde significado, pero sí que no disfrutaríamos del tono poético que, como la brisa o la calidez del sol, nos ayudan a fusionarnos con nuestra propia esencia.

Una historia que de buen seguro se convertirá en un clásico contemporáneo y que junto con la belleza de las imágenes unido a la potente historia ocupará un lugar destacado en cualquier biblioteca. La editorial Pípala es un sello de libros ilustrados de Adriana Hidalgo editora, con sedes en Argentina y España.

Esta editorial se caracteriza por editar libros ilustrados como objetos literarios y artísticos para lectores de todas las edades. Tal y como podemos leer en la página web de la editorial, los libros como objetos:

[…] a los que se vuelve para leer, mirar y releer, que convocan desde la sensibilidad, proponiendo alternativas inteligentes y divertidas vueltas de tuerca a los cuentos más extraordinarios.
Son libros para lectores sin límite de edad ya que cuentan con muchas capas de sentido: desde lo visual a lo narrativo hay un gran espectro de líneas de comprensión, que permiten el fortalecimiento de la lectura para niños, niñas, jóvenes y adultos, haciendo de ésta una actividad viva y dinámica.
Para su elaboración, se utilizan papeles reciclados y certificados de calidad, para que sean duraderos y, a su vez, para contribuir en la preservación del medioambiente.

Por este motivo, esta afirmación de Vicent van Gogh que también aparece en la web resulta del todo coherente:

Con la lectura de libros sucede lo mismo que con la contemplación de las imágenes; uno debe, sin duda, sin titubeos, con seguridad, admirar lo bello.

Vincent van Gogh

Edward van de Vendel es un autor de poesía, teatro, cuentos infantiles y ensayo nacido en los Países Bajos. Empezó dando clases en escuelas de su país y desde el año 2001 se dedica por completo a la escritura. Sus libros se han traducido a diferentes idiomas ye ha escrito, entre otros: El chico que encontró la felicidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.