Salvaescaleras: Mayor comodidad y seguridad en tus escaleras

Las escaleras son imprescindibles en muchas viviendas y edificios en general, pero entrañan un cierto riesgo, sobre todo para las personas de avanzada edad, así como aquellas que tienen algún tipo de dificultad o impedimento a la hora de moverse. Afortunadamente existe una solución que antaño era bastante desconocida, pero hoy en día se ha vuelto más popular. Nos referimos a los salvaescaleras.

 

¿Qué son los salvaescaleras y qué tipos existen?

 

Básicamente se trata de una solución para mejorar la accesibilidad mediante un sistema mecánico compuesto por dos partes. La primera de ellas es un raíl que se adapta al recorrido de la escalera donde se instala.

 

En segundo lugar, el elemento que lleva a la persona hasta el otro extremo de la guía y que puede ser una silla salvaescaleras o una plataforma salvaescaleras. Para espacios con desniveles, hay la opción de los elevadores de corto recorrido que se desplazan en vertical.

En función de las necesidades del usuario y de las características de las escaleras y el lugar, escogeremos una solución u otra.

 

Los beneficios de los salvaescaleras

 

El primer aspecto que merece una mención especial y por el que tantas personas se deciden a instalar un salvaescaleras se resume en la gran mejora de la seguridad, permitiendo hacer trayectos de subida y bajada sin el riesgo propio de tener que tratar con tantos escalones. Por supuesto, ello también se traduce en una gran comodidad.

 

La accesibilidad se ve optimizada hasta límites insospechados, mientras que el número de accidentes y de caídas en general disminuye de manera considerable. Así pues, no es de extrañar que los familiares pasen a estar mucho más tranquilos que antes.

 

Por otra parte, no puede ser obviado el factor económico que tanta relevancia adquiere en la actualidad. Ahora que la factura de la luz está más cara que nunca, es de agradecer el consumo eléctrico tan bajo que tienen los salvaescaleras.

 

Además, los gastos de mantenimiento son escasos, lo cual contrasta con lo larga que llega a ser su vida útil, tal como veremos más adelante. Por si fuera poco, estamos ante un elemento que aporta un gran valor añadido a la vivienda.

 

Salvaescaleras para escaleras rectas y escaleras curvas, de interior y exterior

 

Esta solución es muy versátil, adaptándose a la perfección a todo tipo de escaleras. Así pues, sea cual sea la que esté presente en tu hogar, encontrarás una solución que se adapta no solo al tramo de escaleras, sino también a tus propias necesidades.

 

Para escaleras rectas

 

Hay una gama muy amplia de salvaescaleras para escaleras rectas. Estos sistemas pueden salvar escaleras que no tienen rellanos entremedio ni curvas. Además, para escaleras estrechas hay modelos muy compactos que pueden ir muy bien. También, hay formas para que la guía no suponga un estorbo en medio de un rellano o con una puerta cercana. Pregunta a los expertos en salvaescaleras qué opción sería la mejor en tu caso.

 

Para escaleras curvas

 

Los salvaescaleras para tramos con curvas se hacen a medida a las escaleras. De esta forma, se hace una instalación que se adapta muy bien al espacio. Con ello, se consigue que el salvaescaleras se instale en espacios estrechos. Además de sillas, también hay plataformas salvaescaleras para silla de ruedas, que pueden hacer este tipo de recorrido.

 

Para interior de viviendas y edificios

 

Independientemente de cómo sea el tramo, si el mismo está ubicado en el interior de una vivienda o de cualquier tipo de edificio, cuentas con una solución ideal. Pero, ¿qué sucede si se encuentra en una zona exterior?

 

Para escaleras ubicadas en el exterior

 

Estos modelos han sido diseñados teniendo en cuenta las características propias de los ambientes exteriores: porcentaje de humedad, presencia de agua e incluso polvo, etcétera. La gran resistencia de la que hacen gala les lleva a mantenerse en perfecto estado durante muchos años incluso a pesar de estar a la intemperie.

 

Vida útil de una silla salvaescaleras

 

No importa qué tipo de salvaescaleras sea el que elijas, desde las sillas hasta las plataformas para sillas de ruedas y los elevadores verticales de corto recorrido. En los tres casos, su vida útil es muy amplia, rondando un total de más de veinte años. De hecho, en algunos casos esta cifra acaba viéndose ampliamente superada.

 

¿Dónde contactar para pedir presupuesto de un salvaescaleras?

 

Hoy en día existen multitud de alternativas. Entre todas ellas, una de las recomendables es conocida como VALIDA: líder en instalación de salvaescaleras. Cuenta con la gama más amplia de modelos para todo tipo de escaleras.

El asesoramiento que llevan a cabo es gratuito y el presupuesto no tiene compromiso alguno. VALIDA pone a tu disposición un gran equipo para ofrecerte la mejor solución, todo ello con unos precios muy competitivos que pueden ser financiados a medida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.