Sueños del bosque

Por Àngels S. Amorós

Karen Jameson (texto), Marc Boutavant (ilustraciones) y Alicia Rodríguez (traducción). Sueños del bosque. Barcelona: Coco-Books, 2021. 32 pp. A partir de los 3 años.

Antifaz en tu mirada alerta.

Piel moteada… ¡Y tan veloz!

Cae la noche… Te escabulles con destreza

y mamá te espera entre la maleza.

Cuando llega la noche todos vamos a dormir, también los animalitos del bosque. Por eso la niña protagonista de esta historia de un último paseo por el bosque junto a su perro. En realidad ella no ve a sus amigos los animales, pero sabe que están allí. Como también sabe que ellos se van a dormir muy pronto. Por este motivo, camina despacio y se despide de cada uno pidiéndoles que vuelvan a su casa -cueva, madriguera, árbol  o rincón- con un nombre especial que solo ella conoce y recordándoles lo que más les gusta hacer. Zarpas Grandes es el oso, Nariz de terciopelo el corzo y Caparazón la tortuga. Pero hay muchos más como Escamas de Plata, un pez.

Con una estructura acumulativa que se repite, la niña y su perro realizan un recorrido por el bosque para asegurarse que los animalitos se van a dormir y aprovecha para dibujarlos en un cuaderno que siempre lleva consigo, ya que se trata de una exploradora intrépida. Tiene una explicación y es que ella, la niña, es Botitas Rojas y su padre la espera en casa.

Una preciosa forma de ir a dormir deseando las buenas noches a todos los que habitan nuestro entorno. Es una certeza afirmar que los niños disfrutarán con este maravilloso álbum ilustrado lleno de poesía, amor a la naturaleza, respeto a los animales y curiosidad. Las ilustraciones está muy bien cuidadas y son realistas al mismo tiempo que trasladan la atmósfera de ensueño, fantasía y juego del texto. Las guardas principales son diferentes de las últimas porque unas funcionan como introducción y las otras como cierre. Además, en las dos últimas páginas del libro se reproducen algunos de los dibujos que ha hecho la niña a sus amiguitos y otros elementos del bosque como los pinos o las hojas con su nombre. Una buena idea que los niños pueden imitar también en su entorno poniendo en marcha la observación y la curiosidad que despierta la protagonista. En el interior del libro la historia se desarrolla de esta manera: al inicio hay bastante luz natural pero a medida que pasa el tiempo empieza a oscurecer y hace frío, incluso cae nieve. En la página impar aparece la niña y el perro con un animal corriendo que en la página siguiente, la par, el animalito ya está durmiendo y el texto nos describe de quién se trata.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.