William Blake en un Londres secreto

Foto: Consuelo De Arco

Por Antonio Costa Gómez.

Vimos una taiwanesa que era asesora financiera pero estaba enamorada de William Blake. Vimos higos tirados en el suelo y ardillas que vagaban entre los árboles. Unos españoles habían encontrado poco antes los restos reales de William Blake. Caminamos desde la catedral de San Pablo hacia el norte y llegamos a los jardines Bunhill. Me pareció increíble latir al lado de algo que había sido William Blake.

Me latían los versos de Las bodas del cielo y el infierno: «La senda del exceso lleva al palacio de la sabiduría»; «la prudencia es una fea solterona cortejada por la incapacidad»; «la cisterna contiene, el manantial se desborda». Sentía en mí: «Lo que hoy se nos aparece como finito y corrupto se transformará en infinito y sagrado. Eso llegará a suceder merced al perfeccionamiento del goce sexual».

Pensé en los Cantos de inocencia, del mito y la ilusión. En el niño que se pierde y Dios como un anciano se lo devuelve a su madre. En el deshollinador que sale de su encierro y baila con sus compañeros desnudos y blancos. Pensé en los “Cantos de experiencia”, En el niño perdido al que quema el cura en la iglesia, en el deshollinador que baila sobre la nieve y lo secuestran en el cielo miserable de los curas.

Pensé en las “Visiones de las hijas de Albión”, la virgen Oothon ama a Theotormon, que representa el amor libre; pero la secuestra el brutal Bromion, que azota y exige obediencia. Pensé la soledad de William Blake, que se encuadernaba sus propios libros, que no dependía de editores ni público. Y entonces podía decir: «A menudo anhelo el Infierno para descansar del cielo». Una taiwanesa lo veneraba y yo encontraba higos con reminiscencias abismales por el suelo. Los higos de Rilke, los higos que siempre me han traído toda mi vida, como los versos de Blake.

One thought on “William Blake en un Londres secreto

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.