Kat De Moor: «La felicidad se encuentra en el proceso de la escritura y tiene su propia recompensa»

Katrien “Kat” De Moor nació en Zottegem, una pequeña ciudad al norte de Bélgica, y es la mayor de cinco hermanas. Después de acabar sus estudios de Traducción e Interpretación viajó a México donde pasó 16 años de su vida, y, al igual que Hernán Cortés, se lanzó a la conquista del país azteca. Lo que no pudo imaginar nunca es que la conquistadora iba a ser conquistada por un mexicano, y que allí también nacerían sus hijos.

Ya de vuelta en Europa, comenzó otra aventura con la que soñaba desde hacía tiempo, la de publicar sus propias historias para que todo el mundo las leyera.

Kat es una persona optimista, alegre, dice que a veces un poco terca y testaruda. Algunos de sus amigos piensan que parece un buldócer o un pitbull, porque cuando se propone algo va directa hacia lo que quiere, sorteando los obstáculos. Puede llegar a ser bastante lanzada, muy acelerada y un poco controladora, pero también se define como una romántica empedernida y una mujer muy sensible.

Kat De Moor con un ejemplar de su libro ‘Anatomía de una entrega’
  • ¿Qué hace una traductora e intérprete como escritora? ¿Cuándo decidiste dar el paso definitivo?

Aunque traducir un texto es muy distinto a escribir un libro, considero que hay también similitudes, porque ambos implican cierta creatividad y jugar con las palabras. Desde muy pequeña me gustaban las otras culturas y me fascinaban las lenguas extranjeras. Cuando me encontraba con niños de otros países los imitaba, no sabía lo que decían, pero imitaba el ritmo, los sonidos o la entonación, sin decir algo que tuviera sentido.

Creo que de alguna manera el estudio de otros idiomas me ha ayudado en la escritura porque se desarrolla un hábito de investigar, de consultar obras de referencias ya sea gramaticales, ortográficas o para buscar sinónimos.

Durante muchos años había jugado con la idea de escribir, pero no me sentía preparada. No sabía muy bien qué escribir exactamente y luego me parecía que el proceso de publicar era algo muy complicado. Finalmente me lancé a escribir unas páginas de un libro de no ficción sobre las implicaciones de la pérdida del empleo basado en mis propias experiencias, y sobre cómo estas situaciones pueden convertirse en una bendición. Pero en 2018 algo pasó en mi vida personal que me dio la pauta para escribir una novela sobre las complicaciones del amor y desamor. Nació Anatomía de una entrega que, inicialmente, lo había bautizado Besayunamos.

  • Anatomía de una entrega (2020) trata de las segundas oportunidades y de México, que es muy especial para ti.

Quise que esta historia fuera un homenaje a México, país donde he vivido 16 años y que considero mi país de corazón. Es el lugar donde me casé, donde nacieron mis hijos, donde crecí como profesional trabajando en diferentes entornos y puestos. No siempre ha sido fácil vivir en una de las ciudades más pobladas del mundo, pero amo México, su colorido, su cultura, la creatividad y el optimismo de su gente, su gastronomía de mil sabores y colores, sus paisajes y sus tradiciones. No lo puedo explicar realmente, para mí siempre ha sido un lugar mágico.

Kat De Moor con su segundo libro ‘Querido Miércoles’
  • Recientemente ha salido a la venta tu segundo libro, Querido Miércoles (2021), donde narras los encuentros y desencuentros de una pareja de enamorados a través de un instrumento musical o de un colibrí. Háblanos de él.

Comencé a escribir Querido Miércoles en agosto 2019, durante mi estancia en México, cuando Anatomía de una entrega estaba en sus últimas fases de revisión y casi listo para la publicación. Me llegaron algunas ideas sobre el tema y ciertos elementos que quería incluir. Sin embargo, fue solamente tras las reuniones creativas, bien alimentadas de margaritas y antojitos mexicanos con mis amigos Sergio Rodríguez y Jaime García-Mena, que el plan para este nuevo proyecto se presentó con más claridad, y que la dirección a seguir se trazó.

Conforme avanzaba en la escritura, los personajes me comenzaron a susurrar al oído lo que querían expresar o vivir. Muchos elementos, anécdotas e historias dentro de las historias se introdujeron en el proceso. Aunque sea ficción, hay pasajes y fragmentos basados en mis propias vivencias, como ciertos viajes, por ejemplo. Dejo que los lectores descubran la importancia del colibrí y del instrumento musical.

  • ¿Cómo te inspiras para crear tus historias?

La inspiración llega de muchos lados. Para escribir necesitamos aislarnos, estar a solas y tener un espacio tranquilo. Sin embargo, la escritura está intrínsecamente entrelazada con la vida y necesitamos salir al mundo para observar, convivir, escuchar, experimentar, viajar y conocer. Por ejemplo, el fragmento donde Miguel pierde su llave en el gimnasio está basado en una anécdota de un colega. Me gusta escribir sobre los viajes y otras culturas, sobre la gastronomía. Todos los sentidos entran en juego incluyendo el olfato. A veces puede ser una canción u otro libro, incluso una lectura de tarot que me inspira. La escritura es para mí la Marie Kondo de las emociones, la manera de acomodarlas.

  • ¿Es complicado abrirse paso en el mundo literario? ¿Has tenido problemas a la hora de llegar a editoriales o para autopublicar?

Cada día hay un número creciente de novelas publicadas y no es tan fácil llevar los libros al público sobre todo cuando se trata de la autopublicación o la autoedición en mi caso. Hay que perseverar y tener paciencia. Pero para el artista dentro de nosotros la felicidad se encuentra en el proceso de la escritura, es eso que alimenta nuestra alma. O sea, que la escritura en sí ya tiene su propia recompensa.

Cuando terminé Anatomía de una entrega conocí a una pareja en un curso que hice en México y me presentaron a una amiga de ellos que resultaba ser una editora, y ella a su vez me puso en contacto con la directora de la editorial Mastodonte. Fue de una manera orgánica que opté por la autoedición. Tuve el apoyo para los temas prácticos como la maquetación, el trámite del ISBN y la impresión. Eso me permitió también aprender el teje y maneje de este microcosmos editorial.

La crítica constructiva nos ayuda a crecer y a mejorar. Mi lema es: “Es mejor ser el ‘shot de tequila de alguien que ser la taza de té de todos”

  • ¿Qué opinas de las críticas tanto positivas como negativas para un escritor?

Siento una alegría inmensa cuando mis libros han gustado, creo que es humano. No soy indiferente a eso. Pero las críticas negativas son necesarias e inevitables. Hay que diferenciar entre crítica destructiva de personas negativas y los típicos haters, y la crítica constructiva. La última nos ayuda a crecer y a mejorar. Para mí es un buen indicador. Mi lema es: “Es mejor ser el shot (vaso de chupito) de tequila de alguien que ser la taza de té de todos”.

Ningún autor ni ningún libro pueden gustar a todo mundo. Leo mucho y aunque algunos libros hayan vendido millones de ejemplares, no necesariamente me van a agradar. Es normal. En gustos se rompen géneros. Si veo que hay personas que aprecian mis novelas y otras a quienes les gusta menos, lo considero como un indicador de que hay valor en lo que transmito y también que hay ciertas cosas que puedo mejorar.

  • Finalmente, ¿cuáles son tus proyectos a corto y a largo plazo?

Mi gran anhelo es poder vivir de la escritura y de las actividades creativas. Ahora estoy traduciendo mis novelas al neerlandés, mi lengua materna. Comencé a escribir la secuela de Querido Miércoles y estoy desarrollando la trama en grandes rasgos de un thriller. Aparte he contactado con una empresa para crear los audiobooks de mis novelas y quiero leer las cartas de Valentina en la segunda novela de mi propia voz.

Hace poco subí un sketch en YouTube basado en un diálogo de Querido Miércoles. ¡Fue tan divertido disfrazarme de un ángel para eso!


Página web: https://katdemoor.com/

Mila Parente

Comunicadora y redactora jefa en Culturamas | @milaparent

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *