Cine y adaptaciones: 5 películas para Halloween

Por Mónica Balboa.

Halloween se nos echa encima con su imaginería macabra. Temblad, porque ya está calentando motores  la fiesta anglosajona que gana adeptos cada año que pasa. Algunos ya seréis  fans del  truco o trato,  otros quizás no le encontréis mucho sentido a disfrazaros de  muertos vivientes.  Pero  seguro que  hay algo en lo que podéis poneros todos de acuerdo  y es en aprovechar estos días para ver películas que casan perfectamente con el espíritu Halloween.

Aquí van algunos títulos ideales para estas fechas, que además tienen el respaldo de estar  basados en obras literarias:

1. DÉJAME ENTRAR (Låt den rätte komma in, Thomas Alfredson, 2008)

Quizás creíais que el mito del vampiro estaba agotado después de darle vueltas y más vueltas desde el siglo XVIII, alcanzando sus mayores cotas de popularidad con  la novela Drácula de Bram Stocker. Y aunque  sin duda habéis visto y leído muchas historias de vampiros,  ninguna como ésta, porque Déjame entrar poco tiene que ver con el chupasangre romántico al que estamos acostumbrados.

Los protagonistas son dos preadolescentes Oskar (Kåre Hederandt) y Eli (Lina Leandersson), pero tranquilos que aquí se acaban las similitudes con la saga Crepúsculo. Ella se acaba de mudar al barrio y él encuentra en su  nueva vecina una cómplice con la que  olvidar el  acoso escolar que sufre a diario. Hay que reconocer que Eli es bastante rara: camina descalza por la nieve,  vive con un hombre mayor con el que no tiene un parentesco claro, únicamente sale de noche, y  allí donde se asienta se suceden las muertes extrañas. 

Déjame entrar moderniza la figura del vampiro, despojándolo de esa pátina de glamour sexy que desprenden otras propuestas.  El olor a “sangre fresca” que desprende esta historia llegó hasta Hollywood, que no dudó en vampirizar el título nórdico. Así que podéis decantaros por la versión original (con actores suecos y por lo tanto desconocidos), o la versión norteamericana con rostros más populares. Vosotros decidís.

Basada en la novela  Déjame entrar (Låt den rätte komma in) de John Ajvide Lindqvist, 2004

2. EL RESPLANDOR (The Shining, Stanley Kubrick, 1980)

Me atrevo a aventurar que tanto los que habéis visto este clásico del cine de terror, como los que  no, al escuchar el título visualizáis la cara de loco de Jack Nicholson.  Y es que en El resplandor  la simbiosis Nicholson-Torrance es total. Aún así parece que eso no le bastó a Stephen King, para quedar satisfecho con la adaptación de Stanley Kubrick.

Cuando Jack Torrance acepta el puesto de guarda de invierno del remoto hotel Overlook, arrastra con él a  su mujer, su hijo, y unos problemas de alcoholismo y maltrato que no van a mejorar con el aislamiento.   Siempre recordaremos la mirada espantada de la pobre Wendy (Shelley Duvall) , esperando lo peor tras la puerta del baño . Y también esos paseos en triciclo de su hijo Danny por los pasillos enmoquetados del hotel, donde no deja de tropezarse con fantasmas.

Kubrick se encarga de hacernos sentir la atmósfera malsana del Overlook con el uso de secuencias hipnóticas que quedan grabadas a fuego en la memoria del espectador.

 Gustos de Mr. King aparte, estamos ante una película que fue para el género de terror lo que 2001 una odisea del espacio para el de ciencia ficción, un título que aportó empaque al género, ayudando a rescatarlo  de las garras de la serie B.

Basada en la novela  El Resplandor (The Shining) de Stephen King, 1977

3. THE RING, Gore Verbinski, 2002

En este caso, al contrario que con la película sueca Déjame entrar, recomiendo la versión norteamericana por un motivo muy simple, es la que yo he visto y me causó el suficiente pavor como para  no atreverme a ver la original de Hideo Nakata.  Pero si vosotros os sentís con ánimo podéis hacer cata comparativa The Ring vs. Ringu.

En The Ring, Naomi Watts es una periodista que investiga la muerte en extrañas circunstancias de su sobrina Katie.  Las pistas la conducen a una misteriosa  cinta de vídeo maldita, sobre ella corre el rumor de que todo aquel que la ve recibe una llamada telefónica y muere en siete días. La protagonista también ve la cinta y a partir de ahí se encuentra inmersa en una carrera contrarreloj para evitar  correr la misma suerte que su sobrina. 

The Ring mezcla con destreza sucesos paranormales, leyendas urbanas, y una tensión creciente que tiene su clímax cuando la diabólica figura de Samara hace su aparición, (os aseguro que en ese momento sólo querréis apagar el televisor antes de que sea demasiado tarde).

Con Ringu Occidente entendió que nadie podía aterrar a la audiencia mejor que los asiáticos, y a partir de ahí el cine de terror llegado de Japón, Corea y países vecinos invadió la cartelera, en detrimento de las horas de sueño de los espectadores de esta parte del planeta.

Basada en la novela  Ringu (リング) de Köji Suzuki, 1991

4. LOS MUNDOS DE CORALINE (Coraline, Henry Selick, 2009)

Si  hay una película ideal para revisar en Halloween es Los mundos de Coraline.  La productora de animación Laika inició su andadura con un título que bebía del particular universo “fantaterror” de Neil Gaiman. El experimento dio como resultado una película de animación, pero ojo, no recomendada para la cantera Disney (es decir, el público menor de doce años).  

Todo comienza cuando la familia Jones se muda a los apartamentos Pink Palace, una construcción enorme habitada por seres de lo más peculiares. Los padres de Coraline están muy ocupados con sus respectivos trabajos  y le prestan escasa atención. Así que Coraline que es una niña curiosa, se entrega con entusiasmo a la tarea de conocer a sus  vecinos y explorar la casa,  donde  encuentra una pequeña puerta tapiada con ladrillos que por la noche se transforma en un túnel que  conduce a una realidad paralela. Al otro lado la reciben sus “otros padres”  que viven entregados a su hija cumpliendo  todos sus caprichos. Todo es tan perfecto, que no parece real, pero Coraline no puede pasearse indefinidamente por los dos mundos, llegado el momento tendrá que decidir en qué realidad quiere quedarse a vivir.  

Sin ser una película de terror, Los mundos de Coraline explora caminos más oscuros de lo que es habitual en los títulos de animación, dando como resultado un clásico instantáneo firmado por Henry Selick que se ha convertido en  un título imprescindible para tener a mano en Halloween.

Basada en la novela Coraline de Neil Gaiman, 2002

5. SHUTTER  ISLAND, Martin Scorsese, 2010

Y para cerrar esta lista una película que quizás no esperabais encontrar entre estas recomendaciones para Halloween, sin embargo no debéis olvidar que Scorsese es un maestro en todos  los géneros.  Aunque hasta la fecha sus incursiones en el suspense más oscuro hayan sido escasas: El cabo del miedo  en 1991, y posteriormente Shutter Island, este desasosegante descenso a los infiernos de su  protagonista, Teddy Daniels (Leonardo DiCaprio) merece que le reservéis un hueco en estas fechas.

Dos detectives llegan a un remoto psiquiátrico para investigar la inexplicable desaparición de una de las internas. Una vez allí, aislados del mundo,  quedan a merced de una institución en la que ni  los médicos ni los pacientes parecen muy interesados en  colaborar. Todos parecen ocultar algo, haciendo que la trama se vaya volviendo cada vez más oscura,  mientras la salud mental de Teddy (DiCaprio) comienza a resentirse. 

Grandes nombres arropan a DiCaprio: Mark Ruffalo, Ben Kingsley, Max von Sydow, o Michelle Williams. Entre todos componen  un thriller desquiciante y lleno de recovecos que se irán mostrando al espectador a su debido tiempo.

Basada en la novela Shutter Island de Dennis Lehane, 2003

Y nada más, sólo desearos que disfrutéis Halloween del modo que os parezca más adecuado, y si es acompañados de buen cine, mejor.  

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.