Álvaro Tato escribe para Rafaela Carrasco y su Compañía flamenca: «Ariadna, al hilo del mito»

Por Horacio Otheguy Riveira

Álvaro Tato, especialista en la poética escénica de abundantes clásicos, autor a su vez con dominio de estilos contemporáneos y gran conocimiento musical escribe para la belleza fantástica de Rafaela Carrasco y su Compañía flamenca, en torno a un mito que nos alcanza con la fuerza irresistible de lo atemporal con la cálida constancia de unir la soledad existencial con el brío del flamenco, con la energía envolvente, liberadora de cuerpos en acción que reinterpretan una historia de pesadumbre y lucha por la libertad.

Ariadna es hija de Minos, el tirano de Creta que obliga a los atenienses a realizar sacrificios humanos al Minotauro, un monstruo en un laberinto. La joven sueña con la huida de su isla, imagina viajes que la liberen de su condición de princesa. Conoce y se enamora del héroe Teseo y lo ayuda con su hilo a escapar del laberinto tras matar a la fiera. Los amantes huyen de Creta perseguidos por el tirano y Ariadna cree haber encontrado el amor y la libertad, pero en la isla de Naxos, al despertar tras una primera y única noche de amor, ve alejarse el barco de Teseo.

Ariadna es el viaje flamenco a un mito que nos enfrenta con nuestros miedos y anhelos ancestrales. Baile, cante, toque y poesía en clave de tragedia griega.
Nuestra Ariadna despierta una y otra vez en la isla sin nombre siempre de vuelta al punto de partida: la soledad del ser humano.

Un espectáculo sobre la búsqueda de uno mismo, del otro y de la libertad. Ariadna es la tejedora, la que halla el hilo para salir del laberinto, pero también la atrapada, la aislada, la traicionada por su amor; una mujer compleja que ha de madurar demasiado pronto por causa del desengaño y es llevada a la perdición por su anhelo de independencia.

Una isla, una ilusión, un laberinto, un monstruo, un hilo que va marcando el camino. Ariadna es la crónica emocional de un viaje al interior de nosotros mismos.

Soñé con un solo hilo
que me iba llevando a ciegas por las esquinas oscuras
de un laberinto de piedra.

Yo voy deshaciendo el hilo sin saber dónde me lleva y a cada paso que doy más honda es la sombra negra.
Paso tras paso,
hilo tras hilo
se va tejiendo el camino.

(Soleá del laberinto, Álvaro Tato)

 

Ariadna con la mirada perdida en la orilla de olas sonoras ve partir a Teseo y su rápida flota.
¡Ay, hija de Minos, la de ojos tristes, divisando a lo lejos la vela que se va!
Catulo, Liber, 64

¡Ojalá tu levantada diestra no hubiera dado muerte al medio hombre medio toro ni yo a ti el hilo que te enseñó el regreso del laberinto!
Ahora no me admira que la victoria fuera tuya y que el cuerpo de la bestia cubra el suelo cretense: tus entrañas de hierro no podían ser atravesadas por el marfil doble de sus afilados cuernos.
Ovidio, Heroidas, VIII

Contra mí se conjuraron el sueño, el viento y la promesa; una sola mujer fue traicionada por los tres.
Ovidio, Heroidas, VIII

Dirección y coreografía Rafaela Carrasco
Dramaturgia y letras Álvaro Tato
Voz en off Carmelo Gómez

Baile

Rafaela Carrasco – Rafael Ramírez – Gabriel Matías. Ricardo Moro – Felipe Clivio
Dirección musical Jesús Torres
Composición musical Antonio Campos – Jesús Torres

Músicos

Guitarras: Jesús Torres – Salvador Gutiérrez
Cantaores: Antonio Campos – Miguel Ortega

Diseño de vestuario Leandro Cano

Diseño de iluminación y escenografía Gloria Montesinos
Diseño de espacio sonoro Ángel Olalla
Maquinaria Rusti
Producción ejecutiva Alejandro Salade
Una producción de Rafaela Carrasco

Todas las fotografías de Ana Palma

TEATROS DEL CANAL.  DÍAS 30 y 31 DE OCTUBRE 2021

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.