¿El último caballero de la Tierra?

Portada de la obra

ECC ha vuelto a editar, hace poco, la obra firmada por Snyder y Capullo ambientada en un mundo distópico. Este hecho muestra una buena aceptación por parte de la ciudadanía, así que vamos a intentar desgranar la razón de ello.


La distopía es una representación literaria de mundos alternativos futuros. En ellos la narración está estructurada en negativo y los personajes de la historia se encuentran, de un modo u otro, alienados. Seguramente nos vienen a la cabeza cómics tales como The Walking Dead, Transmetropolitan, Watchmen, Y El último hombre o Juez Dredd. No son los únicos, por supuesto, seguro que a muchos de vosotros se ocurrirán muchos más.

Hoy nos centraremos en hablar de Scott Snyder. Este guionista es, sin ningún lugar a dudas, uno de los máximos representantes del cómic distópico de superhéroes, junto con Tom Taylor (Injustices y la línea DCsos). Snyder ha escrito, entre otras historias, Nocterra, Noches Oscuras Metal y sus posteriores líneas secundarias, así como Batman. El último caballero de la Tierra. En este sentido las influencias mutuas entre Taylor y Snyder son evidentes. De hecho, cuando leemos el volumen que vamos a comentar, encontramos cierto regusto a Injustice. No afirmamos que sea lo mismo, simplemente que existen influencias notorias entre ambas.

Greg Capullo logra firmar un fantástico trabajo, como viene siendo habitual en él. No resulta espectacular, ya que no parece busca llamar la atención de manera desmesurada. Sin embargo, es un dibujante que transmite mucha información a través de sus narraciones visuales. Expresiones, caras en primeros planos, viñetas con ojos, etc. son un conjunto de recursos estilísticos que logran transmitir como pocos en este tipo de cómics. A su vez, utiliza con frecuencia el negro en sus viñetas, lo que centra la atención del lector y aporta oscuridad a una obra como esta.

Vamos, entonces, con el guion. Snyder sabemos que es polémico. No se ajusta al canon y subvierte las historias introduciendo multitud de elementos que no estaban previamente. En este sentido recuerda también a Grant Morrison, quien era muy dado a introducir multitud de información. Por otro lado, plantea una narración rota que confunde al lector, en positivo, y mantiene su atención a lo largo de la obra. En este sentido, los trabajos de Snyder hacen que el lector se sienta, en cierto modo, como un detective que logra averiguar el misterio.

En segundo lugar, plantea una historia alternativa a la convencional que, pese a que es un tanto extraña, funciona. El lector es atrapado en esta realidad alternativa y continua atento pasando páginas. En algunos instantes puntuales, la obra su vuelve un tanto densa, pero en seguida se desentrañan los nudos y todo vuelve a fluir.

Por último, aunque también reconozco que no me acaba de convencer, me parece que la conversión del Joker es un éxito. Resulta un personaje divertido, chocante. Además, para aquellos que no han leído esta obra, es posible que les sorprenda una de las sorpresas que nos da este personaje. No somos más claros para no contaros la historia.

En estos tres puntos es donde creo que podría encontrarse el éxito de la obra. Una narración visual emocional y emocionante. Una narración escrita en la que el lector va descubriendo información nueva a cada paso. Una historia alternativa, inserta en el sello Black Label de DC, que logra atraer al lector. Otro éxito de Snyder.

 

Por Juan R. Coca

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.