Federico Supervielle Bergés: «Que ‘El submarino del narco’ sea uno de los pocos libros sobre barcos de guerra del Premio Amazon es una ventaja»

EVA FRAILE. BLOG: REINA LECTORA.

Que las historias de piratas ya no son lo que eran es algo que queda bastante claro después de leer a Federico Supervielle y su saga del Albatros. De hecho, este oficial de la Armada y escritor, natural de El Puerto de Santa María (Cádiz), asegura que los piratas modernos no tienen nada que ver con el ideal romántico que nos han vendido las novelas o el cine. Ahora publica su nueva novela, El submarino del narco, con la que participa en el Premio Literario Amazon Storyteller 2021, y con ella está convencido de que la temática marítima militar, sobre la que no hay mucho escrito en nuestro país, es un género capaz de enganchar a propios y extraños.

  • ¿Es la piratería un problema grave en el mundo actual?

Sí, sin duda. Lo fue hace unos años en aguas de Somalia, donde está ambientada mi primera novela, y lo sigue siendo en sitios como el estrecho de Malaca, el Caribe o, sobre todo, el golfo de Guinea, donde transcurre la segunda aventura del Albatros. Se dan docenas de ataques al año y creo que las cifras de secuestrados pasan del centenar. Pero no solo la piratería es un peligro: hay organizaciones terroristas que se valen del mar para sus fechorías, narcotraficantes que llevan su mercancía por mar o, incluso, expoliadores dispuestos a robar el patrimonio subacuático.

  • ¿En qué han cambiado los piratas de las viejas novelas con respecto a los de las tuyas?

En lo esencial, poco: sigue siendo gente dispuesta a casi todo por obtener un beneficio económico ilícito. Desde luego, se parecen poco a la idea romántica de los piratas que nos han transmitido algunas novelas, películas o series, pero dudo mucho que esa fuera la realidad de la piratería entonces. Quizás, podamos decir que lo que más ha cambiado sean sus medios: antes iban en barcos de vela armados con cañones y hoy se mueven en embarcaciones con potentes motores para dar caza a sus presas. Usan sistemas electrónicos para posicionarse y coordinar los ataques y sus armas son ametralladoras automáticas y lanzagranadas. Sin embargo, hay muchas cosas en las que son parecidos, como el poder que tienen en ciertas zonas de costa, que les permite esconderse, organizar su logística, guardar sus «tesoros» y monetizar sus ganancias.

  • El submarino del narco es, seguramente, uno de los pocos libros sobre barcos de guerra y aventuras marítimas del Premio Amazon, ¿es esto una ventaja o un inconveniente?

Supongo que eso habrá que preguntárselo al jurado. Yo creo que puede ser una ventaja; una suerte de reclamo. Es un tema que debe llamar la atención y, una vez logrado ese objetivo, es responsabilidad del autor mantener entretenido al lector. Espero haber estado a la altura.

  • El Albatros, protagonista de El submarino del narco y de toda la saga, es el único barco de guerra privado del mundo, ¿hasta qué punto las empresas privadas controlan el negocio de la guerra?

En teoría, los Estados tienen el monopolio del uso de la fuerza, pero esto no siempre ha sido así. Antes de la aparición del Estado moderno, los ejércitos eran entes más o menos privados, que se ponían a disposición de los gobernantes en función de determinados acuerdos sociales o económicos. Hay quién dice que este paréntesis está llegando a su fin y que el uso legítimo de la fuerza volverá a manos privadas. En tierra estamos viendo algunos indicios, como las cada vez más numerosas compañías de seguridad —algunos dicen que es un eufemismo de «mercenarios»— que aparecen en los conflictos armados. En la mar es más difícil, desde un punto de vista legal, pero por qué no.

  • ¿Crees que hay pocos libros sobre temática marítima militar en el mercado?

No hay muchos, al menos, escritos en español. Pero en un mercado libre, eso puede ser fruto de que no hay demanda. Es responsabilidad nuestra, de los que escribimos sobre estos temas, ser capaces de llegar a un público más amplio y hacer ver a la gente que nuestros libros los puede disfrutar cualquiera. Al fin y al cabo, son thrillers o libros de aventuras con una temática de fondo que puede ser muy interesante si se explica bien. Tengo la sensación de que estos últimos años se están sumando más colegas a esta tendencia, y ojalá siga así.

  • ¿Qué dirías si tuvieras que convencer a los lectores de que este libro les va a gustar?

Que no me hagan caso a mí: que vayan a las opiniones de los libros anteriores de la serie. Uno de los comentarios que más recibo es que son de esos libros en los que no puedes dejar de pasar páginas, y es de los comentarios que más me gustan, porque ese es el tipo de libro que me gusta leer a mí. Además de eso, puedo prometerles que descubrirán un mundo nuevo y muy interesante, no solo en cuanto a barcos de guerra, sino, por ejemplo, sobre las increíbles capacidades de los narcos.

  • En tu blog cuentas que, tanto con la Armada como por tu cuenta, has realizado muchos viajes, ¿cuál te ha impactado más y por qué?

¡Qué pregunta más difícil! Yo diría que el despliegue de seguridad cooperativa en África Occidental. Visitamos Senegal, Cabo Verde, Angola, Camerún, Nigeria y Mauritania, con la misión de colaborar con las marinas locales para mejorar sus capacidades de seguridad marítima. Son sitios tan absolutamente distintos a lo que te puedes encontrar en Occidente y a los sitios a los que solemos ir de vacaciones que es imposible que no te impacten. Ya no es solo una cuestión de infraestructuras o bienestar: la cultura y la forma de pensar son tan distintas que te das cuenta de que, hasta que no las entendamos, no seremos capaces de ayudar a esos países a desarrollarse.

  • También hablas sobre los libros que te gusta leer, y me ha llamado la atención que eres fan de la saga de Harry Potter y de la fantasía. ¿Te gustaría escribir algo también relacionado con estos géneros?

No me veo capacitado. Soy un potterhead de los originales, pero creo que más por una cuestión de edad que por el género. De hecho, hoy en día, no leo nada de fantasía más allá de Harry Potter. La saga de Rowling me encanta y, ahora que me he puesto al otro lado de un libro, valoro incluso más lo que ha conseguido crear, pero si probase otro género, sería la novela histórica, que también me apasiona. De hecho, tengo una novela histórica a medio escribir y algún día debería atreverme a terminarla.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.