Dos hermanos en un mundo de psicosis dominado por «Los impostores»

Por Horacio Otheguy Riveira

Todo empieza con un galardón: Los impostores, César Carrasco García, Premio Jordi Sierra i Fabra 2021 de Literatura para menores de 18 años. Y en la contraportada, algo más: «… un thriller de terror psicológico que nadie podrá parar de leer». Una oferta estándar, bastante convencional dentro de los cánones del género dirigidos a cualquier edad. Pero, cuidado, primera sorpresa, el autor tiene 17 años. Lo demás es abandonarse a un encadenado de sorprendentes episodios que comienzan con el misterio de la pareja de hermanos que viene huyendo en algún lugar de Estados Unidos con solo 50 dólares. Desde luego, el enigma se va desvelando poco a poco, sumándose a otros entre personajes de extraña amabilidad en un caserón para los jóvenes fantástico, para otros habitantes del pueblo temible casa cochambrosa donde han pasado cosas raras.

A partir de lugares comunes del género de terror, lo importante es que el autor aporta elementos enriquecedores, no pierde nunca el pulso, y los giros de la trama se producen con un enfoque elegante, una tensión emocional que, tal y como se anuncia en la promoción, no quiere soltarse.

Su protagonista, el hermano mayor amante de las novelas de misterio, que está leyendo Psicosis, la novela de Robert Bloch en que se basó Alfred Hitchcock, es un escritor así autodefinido, pero que no sale de la página en blanco. En efecto, simpático Lowell es un escritor más imaginario que real, pero que quiere saber en todo detalle de trastornos psicológicos, cuanto más raros mejor, para aplicarlos a una obra todavía no empezada.

Le acompañamos en su recorrido, vamos descubriendo ámbitos y personas diversos al mismo tiempo que él, nos sobresaltamos, dudamos, intuimos una familia disfuncional y un crimen terrible, y como a él le sucede nos cuesta dormir plácidamente e incluso permanecer despiertos sin volver al libro: un objeto palpitante, unas páginas que de pronto nos acechan, nos hacen saltar de la butaca como en el cine de los terrores a golpe de efecto, pero aquí no se trata de asustarnos de pronto como si fuera a suceder algo que en realidad no pasa o con la aparición de un monstruo inesperado. Por la mitad del libro el giro produce una trepidante aventura colmada de inquietudes. Sobre todo cuando Lowell decide abrir la carpeta que desde el principio lleva consigo: antología de enfermedades mentales afinada por prestigioso especialista. Entonces, el miedo que venía amenazando página a página se torna cruda realidad que solemos desconocer. A tal punto que vamos al diccionario a ver si los cinco trastornos específicos que se mencionan existen de verdad o solo son producto de la imaginación del autor. Buscamos y encontramos que, por ejemplo, el Síndrome de Anton Babinski tiene los rasgos de una parafernalia brutal que se fue desglosando sin darnos cuenta desde las primeras páginas.

Llegados a los síndromes en seguida confirmamos que el talento y la imaginación de César Carrasco García parte de una documentación muy cuidada. Por ejemplo:

Una imagen amable del Síndrome de Ekbom tomada de Internet, junto a otras espeluznantes que cualquiera puede conocer. Basta con teclear los nombres para constatar que el pánico que el informe produce se basa en hechos reales.

SÍNDROME DE EKBOM. (…) los pacientes tienen la convicción fija de que su piel está infestada de parásitos, aunque no haya evidencia clínica de ello. El delirio de parasitosis, como también se le conoce, es una alucinosis orgánica, una perturbación (…) que los pacientes creen y sienten firmemente cómo existen animales invertebrados, ocasionalmente repugnantes y con intenciones perversas, habitando en el interior de su cuerpo y desplazándose bajo su piel, pudiendo llegar a sufrir picaduras e irritaciones, a veces autoproducidas…

Secuoyas. Árboles gigantes en bosques densos. Forman parte del inquietante paisaje de una novela que recorre con éxito interiores y exteriores singulares, envolviendo a quien lea como si fuera un miembro más de la trama.

Trastornos mentales, apariencias falsas, incesto, amabilidad que guarda secretos angustiosos, una psicóloga «devoracerebros» —según la define su hijo pequeño—… y un encadenado de voluntades de liberación en la joven pareja protagonista de una novela que puede encantar a cualquier lectora o lector ávidos de nuevas historias, con plena disposición para dejarse atrapar por las peculiares circunstancias de gente que ha sufrido mucho y quiere dejar de hacerlo…

TODOS LOS LIBROS SM

 

2 thoughts on “Dos hermanos en un mundo de psicosis dominado por «Los impostores»

  • el 9 julio, 2021 a las 4:38 pm
    Permalink

    Muy interesante la reseña. Me intriga la forma en que están integradas los trastornos mentales en el relato.

    Respuesta
  • el 9 julio, 2021 a las 4:39 pm
    Permalink

    Muy interesante la reseña. Me intriga la forma en que están integrados los trastornos mentales en el relato.

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *