¿Cómo empezó todo? Conoce la historia y el origen del juego en la humanidad

La relación del entretenimiento y las personas se perciben desde su nacimiento

El juego es una actividad que está muy ligada al origen de los seres humanos. Diferentes culturas expresaban sus costumbres y mitos a través de ceremonias, bailes e integración social. Por ello, estas diversiones servían como herramienta de aprendizaje y enseñanza en la sociedad. Asimismo, generaban sensaciones de bienestar en los grupos que realizaban dichas diligencias.

Los primeros rastros de los juegos en el mundo datan de la época pre-moderna. En esta etapa se hallaron instrumentos con los que se realizaban diferentes acciones de recreación. Entre las apariciones se encontraron huesos (utilizados también en rituales), palos, conchas marinas y piedras.

 

Con la intención de brindar mejores experiencias en el ‘gambling’, los mejores sitios de juegos de casino online cuentan con la opción de bonos sin depósito. En pocas palabras, esto quiere decir que las casas de apuestas ofrecen cupones al momento de registrarte sin la necesidad de realizar un depósito o giro. Con este vale se pueden realizar diferentes jugadas y probar suerte en las salas de póker o blackjack.

El hombre primitivo comenzó a crear distintas manifestaciones gracias al juego. Se dan los primeros indicios de moralidad y ética, donde los participantes no debían ir en contra de la integridad de sus rivales por hacerse ganadores de una partida. La fuerza pasaba a segundo plano con la aparición del desarrollo psicológico a través de estrategias.

 

Según los mejores analistas de apuestas, los casinos online legales cumplen con ciertos ´requisitos´ para mejorar su reputación. Entre ellas los sellos de regulación y las campañas de bonos sin depósitos. Los usuarios tienen la oportunidad de disputar partidas en cualquier tipo de juego (tragaperras, veintiuno o bingos) gratuitamente sin la necesidad de realizar una transferencia.

Las generaciones evolucionaban y los juegos no eran ajenos a ello. Iniciaron las actividades de recreación en mesa. Uno de los pioneros fue el Juego Real de Ur. Se utilizaba un tablero con siete fichas de colores negro y blancas (parecido al ajedrez o damas), dados tetraedricos y solo participaban dos contrincantes. Este era un pasatiempo de tipo persecución o de carreras.

 

En lo que se refiere a juegos de apuestas, sus orígenes se aproximan al año 3000 a. C. en Egipto con las competencias de caballos, los juegos de bolos y pelotas. Una de las características más importantes durante esta fase es la utilización de salas o terrenos construidos estrictamente para la práctica de estos.

Por el año 2000 antes de Cristo, en la India se hizo muy popular el juego con canicas. Alrededor del 1000 a. C., la pelota era el deporte por preferencia de los aztecas, indios y mayas. Ellos desarrollaron normas y superficies para mejorar sus habilidades. Diversos historiadores e investigadores señalan que en esta parte de América del Norte se da el origen del fútbol.

 

Finalmente, Roma y Grecia son de las culturas que llevaron el significado del juego a otro nivel. Con la aparición de los deportes de contacto, los maestros no solo se centraban en el aspecto físico, sino también en el mental. Sus gladiadores aprendieron el balance entre la fuerza y educación, desarrollo del alma o espíritu deportista, incentivar la competitividad y la integridad de la ética y moral, bases fundamentales del deporte actual.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.