La maestría de Petra Martínez en «La señorita Doña Margarita», símbolo de feroz totalitarismo

Por Horacio Otheguy Riveira

Se representa en la Sala Margarita Xirgu del Español, pero la mujer del título nada tiene que ver con la eximia actriz que llevó generosamente nuestro teatro a Hispanoamérica, fallecida en 1969. Para nada. Esta Doña Margarita, forjada por el talento del brasileño Roberto Athayde en 1973, cuando solo tenía 23 años (Aparecido a Margarida: Apareció Margarita), llega felizmente resucitada entre brochazos del humor característico de esta gente de teatro entrañable: Petra Martínez y el aquí adaptador y director Juan Margallo, quienes ya la presentaron en 1998. Ahora, un renacimiento en toda regla con un montaje posmoderno de Alessio Meloni, responsable de la escenografía y el vestuario.

Athayde, hoy con 71 años, es un hombre-orquesta de la literatura y el teatro. Si veinteañero se desahogó contra la figura simpática y feroz del totalitarismo que nos trata como niños descerebrados, manipulándonos a su antojo, hoy continúa de actualidad ante la vorágine de manipulaciones ambientales del sistema de vida mundial que nos rige desde las necesidades de patronos multimillonarios que necesitan ejemplares maestras como La señorita Doña Margarita, tan hábil a la hora de servir a los señores.

El autor siempre reclamó que el público se comportara como rebeldes niños de 13 años en las funciones, algo que muy pocas veces se consiguió en las numerosas representaciones internacionales. En la concepción escénica de Juan Margallo no hace falta el desahogo visceral del público, cala más hondo en la ironía y el sarcasmo con que Petra Martínez —naturalmente encantadora— nos provoca carcajadas entre escalofríos porque tras su personaje abunda una presión agobiante, reflejo de la fiera voluntad de políticos, empresarios y ejecutivos de la manipulación profesional.

‘El buey solo bien se lame’, sobre todo cuando está en compañía de otros bueyes. Nos gusta empezar así la presentación de la obra ‘La señorita Doña Margarita’ porque, aparte de cualquier otra cosa, lo que sí tiene es humor, a pesar de que trata de un tema muy serio: el autoritarismo, que se da a todos los niveles en la sociedad, y lo peor de todo es que casi todo el mundo que puede lo utiliza. Por eso la señorita Doña Margarita es un ejemplo, como maestra, de cómo se ejerce y transmiten los valores caducos desde la más tierna infancia.

Con las sorprendentes ideas de Alessio Meloni en la escenografía y el vestuario, el delirio tan real y el realismo tan delirante del personaje adquieren notable fuerza dramática y no poco humorística, que se complementan maravillosamente en el epílogo, ya que tras los aplausos entusiastas de los espectadores, actriz y director mantienen un coloquio sembrado de ingenio bien documentado, a través de un rico anecdotario teatral y político. Se dejan llevar por preguntas y ocurrencias y, así, el regalo coloquial se convierte en otro espectáculo igualmente cautivador.

[También en CULTURAMAS puede leerse una entrevista publicada recientemente: La arquitectura escénica de Alessio Meloni, una experiencia poética].

*** ***

Athayde, un autor de éxito mundial

Roberto José Austregésilo de Athayde (Río de Janeiro, 1949). Autor. Está proyectado como dramaturgo por Aparecido da Margarida , quien cuenta con más de cuarenta producciones en lengua alemana, casi treinta en lengua francesa, y se representa en más de veinte países.

Roberto Athayde estudia composición musical en la Universidad de Michigan, en Estados Unidos. En 1973, a los 23 años, apareció de manera fulminante en el panorama teatral con el monólogo Aparecido a Margarida , interpretado por Marília Pêra y dirigido por Aderbal Freire-Filho. (Aderbal Jr.). La imagen de la maestra tiránica que utiliza una amplia gama de recursos, desde la seducción y el chantaje, pasando por la demagogia, hasta la represión abierta, para maltratar a su clase de estudiantes e involucrarlos en su universo de desorden, proporciona una metáfora del impacto para representar críticamente la insidiosa violencia de la dictadura, luego instalada en el país. Pero la obra es independiente de la lectura política, y no se puede decir que haya sido escrita con miras a este tipo de interpretación, que se prioriza con mayor énfasis en el nuevo montaje de 1978, también dirigido por Aderbal Freire Filho, y con Marília Pêra en el papel de Doña Margarida. La virulencia del humor que revela el joven autor no tiene parangón en el escenario de la época. Desde entonces, Aparecido da Margarida se ha convertido en una de las obras de teatro nacionales más representadas del país, con innumerables puestas en escena, así como producciones representativas en el exterior. Extracto de la Enciclopedia Itaú Cultural.

_______________________________________

Feliz recuerdo de otras creaciones de Petra y Juan:

Petra Penitencia en el Crazy Love del Teatro Circo Price

¡CHIMPÓN!: humor negro, blanco y rojo

Una mujer en la ventana: dolor y sosiego

_________________________________________________________________________

ADAPTACIÓN Y DIRECCIÓN: JUAN MARGALLO
TEXTO: ROBERTO ATHAYDE
REPARTO: PETRA MARTÍNEZ
DISEÑO DE ILUMINACIÓN: LETICIA L. KARAMAZANA
DISEÑO DE SONIDO: JUAN MARGALLO
DISEÑO DE ESCENOGRAFÍA Y VESTUARIO: ALESSIO MELONI (AAPEE)
FOTOGRAFÍA Y VÍDEOS: SUSANA MARTÍN
ILUSTRACIONES: QUIQUE SANTANA
AYUDANTE DE DIRECCIÓN: AÍDA DE LA ROCHA

UNA PRODUCCIÓN DE LA ESTAMPIDA CON LA COLABORACIÓN DE NARA

TEATRO ESPAÑOL. SALA MARGARITA XIRGU. HASTA EL 28 DE MARZO 2021

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.