Los niños del lago Volta

Por Jorge Mur.

El lago Volta, en Ghana, es el embalse artificial más grande del mundo. Ocupa algo más de 8.500 km². O lo que es lo mismo, el 3,3% de la superficie del país. Se extiende desde la presa de Akosombo, en el sureste, hasta la ciudad de Yapei que marca el límite septentrional. De un extremo a otro hay 520 kilómetros de distancia.

Boys of Volta © Jeremy Snell, courtesy of Open Doors Gallery.

Bajo el agua, como si fueran seres ancestrales, descansan los esqueletos de miles de árboles que en otro tiempo modelaban extensos y frondosos bosques. Ahora, sin embargo, algunos de los viejos troncos se levantan y salen del agua provocando una extraña sensación que aúna misterio y belleza; la misma que suscitan las tormentas intermitentes que golpean la superficie del lago, con los relámpagos atravesando el cielo y los truenos retumbando a su alrededor.

La presa de Akosombo suministra electricidad a gran parte de la nación, mientras que la extensión de agua, con su silueta zigzagueante a modo de cicatriz, proporciona una vía fluvial para el transporte, sin olvidar la multitud de comunidades pesqueras que lo rodean. De hecho, la pesca es en la actualidad una de las principales industrias para la gente que vive en esta región del planeta. Pero el trabajo, a pesar de que el agua del lago está siempre caliente, exige largas horas en condiciones difíciles y peligrosas y, a menudo, lo realizan los niños, muchos de los cuales son esclavizados por la industria.

Boys of Volta © Jeremy Snell, courtesy of Open Doors Gallery.
Boys of Volta © Jeremy Snell, courtesy of Open Doors Gallery.
Boys of Volta © Jeremy Snell, courtesy of Open Doors Gallery.

Originario de Hawái, Jeremy Snell es un director de fotografía y fotógrafo humanitario que ha trabajado en numerosas campañas para distintas ONG con la intención de ayudar a poner fin a la crisis mundial del agua y la esclavitud moderna.

Una de esas acciones es Boys of Volta, un proyecto personal que se gestó tras pasar un tiempo en el mencionado lago mientras tomaba fotografías para la organización sin ánimo de lucro International Justice Mission, en relación con una campaña contra el tráfico de menores. Gracias a aquel viaje, Snell conoció de primera mano la vida y las duras condiciones de trabajo en el agua, y capturó unas poderosas y atmosféricas imágenes de los paisajes y de los niños pescadores.

El resultado fue inesperado. Las fotografías no se parecían a nada que hubiera realizado con anterioridad. Así que Snell decidió emprender un proyecto propio que publicó, en formato libro, la editorial Setanta Books.

Boys of Volta © Jeremy Snell, courtesy of Open Doors Gallery.
Boys of Volta © Jeremy Snell, courtesy of Open Doors Gallery.
Boys of Volta © Jeremy Snell, courtesy of Open Doors Gallery.

El lago desprende una energía insólita. Sin embargo, en medio de toda esa magia y belleza aflora una realidad más cruda, ya que los niños pequeños son requeridos para la pesca debido a su movilidad y a sus manos menudas aptas para desenredar las redes.

Las fotografías de Snell nos muestran ese mundo, casi siempre envuelto en una sensación de tranquilidad y melancolía en la que subyace, no obstante, una cierta tensión, como si algo inquietante estuviera al acecho entre esos troncos que emergen del agua al atardecer, con una luz que varía desde el verde o el azul hasta el naranja; con los niños en el centro de la escena sumergidos en el agua o envueltos en redes de pesca.

Boys of Volta pretende generar conciencia sobre los problemas humanitarios en la zona, con imágenes que capturan una parte de la soledad y la inocencia de los niños pescadores, sin olvidar la indiscutible belleza que allí reside. “Las sombras, más que nada, revelan la luz; puedes ver la luz en los ojos y la cara de las personas”, dice Snell.

Boys of Volta © Jeremy Snell, courtesy of Open Doors Gallery.
Boys of Volta © Jeremy Snell, courtesy of Open Doors Gallery.
Boys of Volta © Jeremy Snell, courtesy of Open Doors Gallery.

Jeremy SnellWebsite | Instagram
Podéis conseguir Boys of Volta a través de Setanta Books

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.