Renovados «Sueños de un seductor», de Woody Allen-Ramón Paso

Por Horacio Otheguy Riveira

El escenario es recorrido por un doble juego muy estimulante. El primero consiste en reencontrarse con un texto de Woody Allen que acaba de cumplir 51 años, varias veces representado y muy transitado en su versión cinematográfica. El segundo juego, como si se tratara de inesperados naipes en manos de un mago, consiste en descubrir una comedia en gran parte nueva, gracias a la dinámica, vibrante, creativa imaginación del versionador y director, Ramón Paso, quien realiza un boca a boca a una función de los años 70, en muchos aspectos envejecida. De lo que hoy sería simplemente una buena comedia, surge este vodevil 2020 que nos permite entrar en el modesto salón de un tío desesperado por volver a existir en la mirada de una mujer, tras el abandono de su pareja.

En la sala semicircular Lola Membrives del Teatro Lara, la comedia se mueve como pez en el agua, aprovechando los mínimos espacios, los rincones más insospechados para delicia de un público que ve una función diferente según donde se siente, y en todas partes un poco de todo y de todo un poco, porque el montaje enlaza perfectamente con las peculiaridades de la sala, y los que están en la zona frontal alcanzan una panorámica que pierde detalles que los laterales aprovechan, y viceversa. Razón por la cual bastante gente que ha llenado la sala en el verano piensa volver en los próximos días.

De cualquier manera estos Sueños de un seductor facilitan el disfrute de mujeres con mucha personalidad y un hombre a la deriva que se cuelga de su recuerdo de Humphrey Bogart para que este le susurre qué hacer con esta o aquella candidata. Muchas sugeridas por Linda, su gran amiga, la novia del mejor amigo, un tipo consumido por negocios fallidos, también en busca de algo nuevo y gratificante, pero no de mujeres sino de un golpe de suerte en su cuenta bancaria.

Y Linda, la gran amiga, es un ángel cargado de secretos, algunos que ni se dice a sí misma pero recorre el escenario de una punta a la otra acariciando una mofeta pequeña, de porcelana, como el bien más preciado, la caricia más deseada, el ensueño más necesario, como si ese toque excepcional de ternura guardara el mayor de los tesoros. Alrededor de esa escena, numerosas apariciones de perfiles femeninos que con brillantes trazos nos dejan boquiabiertos.

Una función muy ágil, con muchas sorpresas, sin duda muy superior al texto original que, como gran parte de las comedias de la época, decae con tantos personajes, le falta ritmo, y tiene un decidido aire a sitcom antigua, de las de colocar la frase en cadena de chistes. Aquí todo fluye con la naturalidad de los grandes comediantes, esa naturalidad obtenida con el trabajo de los escultores, borro y recreo, retomo y mejoro hasta dar con el tono justo. Se estrenó con éxito en el verano y regresa ahora para atravesar la frontera del terrible año 2020 y entrar en el esperanzado 2021.

Linda (Ana Azorín), dulcísima amiga que guarda un secreto; Allan (César Camino), el abandonado que reclama la ayuda de Bogart, el célebre ladrón de corazones (Carlos Seguí).
Irresistible Inés Kerzan dando calabazas a César Camino, mientras Ana Azorín se embelesa.
Carlos Seguí en dos papeles opuestos: Bogart, impertérrito sabelotodo para seducir mujeres, y Dick, el gran amigo demasiado atrapado en múltiples negocios.
Ángela Peirat en uno de sus numerosos personajes en apariciones fugaces que dejan perplejo, horrorizado o admirado al pobre Allan creado por César Camino.
De pie: César Camino, Inés Kerzan, Ángela Peirat. Sentados: Carlos Segui y Ana Azorín: cinco estupendos comediantes para una comedia con múltiples personajes que van y vienen en busca de algo parecido al amor.

autor
Woody Allen
versión
Juan José de Arteche
Ramón Paso
traducción
Juan José de Arteche
dirección
Ramón Paso
producción ejecutiva
PasoAzorín Teatro
dirección de producción
Inés Kerzán
iluminación
Carlos Alzueta
espacio escénico
PasoAzorín Teatro
diseño de vestuario
Inés Kerzan y Ángela Peirat
fotografía
Ramón Paso
diseño gráfico
Ana Azorín
jefa de prensa
María Díaz
ayte. dirección
Blanca Azorín
ayte. de producción
Sandra Pedraz Decker
Ainhoa Quintana

Y (en funciones simultáneas)
______________________________________________________________________________________

TEATRO LARA. SALA LOLA MEMBRIVES. DEL 6 DE NOVIEMBRE 2020 AL 9 DE ENERO 2021 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.