Graziella Moreno y su experiencia como jueza protagonizan ‘El salto de la araña’

SARA ARANDA MARTÍNEZ. @SarArandam 

Título: El salto de la araña

Autora: Graziella Moreno

Editorial: Alrevés

Graziella Moreno es escritora y jueza. Es autora de varias novelas como El bosque de los inocentes (2016), Flor seca (2017) e Invisibles (2019). Colabora como articulista en la revista cultural The Citizen y fue miembro del jurado del concurso de relatos de terror del programa Negra y Criminal de la cadena SER. Su última novela, El salto de la araña, ha sido galardonada con el Premio de Letras del Mediterráneo de la Diputación de Castellón. 

Cuando Alba apareció en la vida de Javier, este nunca imaginó lo que le deparaba el futuro. ¿Cómo han llegado a esta situación? ¿En qué momento las cosas empezaron a ir realmente mal?

Una noche de agosto de 2018 la policía llega a su casa de Vilafamés, Castellón. Una noche que marcará sus vidas para siempre. La primera noche de esta historia. La noche en la que Javier y Alba fueron detenidos

El salto de la araña está protagonizada por Javier, un joven que aguarda a ser juzgado junto a su pareja, Alba, por un delito que le martiriza. Aconsejado por su abogado decide escribir en una libreta todos los pasos que le llevaron hasta ese mismo momento. ¿En qué instante empezó a tirar por tierra todo lo que tenía? ¿Cuándo se convirtió en su peor enemigo?

Esta novela de Graziella Moreno se inspira directamente de algunos casos que ha conocido como jueza de instrucción. Casos en los que parejas muy jóvenes viven demasiado deprisa, ansiosos por tener experiencias plenas que en un momento dado les sobrepasan y son incapaces de hacer frente a la realidad que ellos mismos han construido.

Esta es una historia incompleta, no porque no tenga principio y final. Sino porque solo conocemos una de las caras de la moneda. Javier nos cuenta su versión de los acontecimientos, pero nos falta información. ¿La versión de Alba sería muy diferente pese a tener el mismo desenlace? ¿Habría sido su personaje capaz de sincerarse y abrirse tanto como Javier?

El salto de la araña es una novela pausada, reflexiva. Todo se cuenta con el mínimo detalle, porque es necesario para entender cómo los protagonistas llegan a esa noche de agosto de 2018. Javier tiene una profundidad psicológica que traspasa la ficción para convertirle en un personaje verosímil. Es humano, y pese a lo impresionante de su historia, somos capaces de ponernos en su piel. 

Graziella Moreno comienza esta casa por el tejado. Nos cuenta el final de la historia, pero sin todo lujo de detalles, para poco a poco ir descubriéndonos pequeñas piezas de ese gran rompecabezas que conforma la vida de los protagonistas. La historia principal tiene la suficiente garra como para mantenernos enganchados sin necesidad de grandes distracciones. Las historias secundarias no dejan de ser parte de ese gran entramado que lleva a la detención de Javi y Alba. 

Los flashbacks están perfectamente integrados, no hace falta concretar que hemos retrocedido en el tiempo para ser capaces de echar la vista atrás junto con el protagonista. La autora podría haber caído en la tentación de hacer uso de toda su jerga profesional para dar verosimilitud a la historia. Sin embargo, es la sencillez de sus descripciones lo que permite entender y recrear a la perfección el escenario que nos plantea. 

El salto de la araña se ambienta en el barrio barcelonés del Carmel y en el pueblo castellonense de Vilafamés. Dos localizaciones reales y tan concretas que invitan a los más curiosos a visualizar cada una de las escenas que en esta novela se describen.

Gaziella Moreno invita a reflexionar en El salto de la araña sobre el amor, ¿hasta qué punto estamos dispuesto a llegar? ¿Somos capaces de pisotear nuestro amor propio por salvar a quien, en principio, más queremos? Javier lo tiene claro y no duda en proteger a Alba, pese a que su amor se ha vuelto tóxico. Pero ¿protegerla de qué? Tendrás que averiguarlo por ti mismo. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.