‘Cosas conocidas y extrañas’, de Teju Cole

LITERATURA Y COMPROMISO

TEJU COLE

Cosas conocidas y extrañas (Ensayos)

Traducción de Miguel Temprano García

Editorial Acantilado

Barcelona 2019   396 páginas

 

Por Íñigo Linaje

Todo exilio involuntario es una herida inevitable. Todo exilio forzado convierte a los apátridas en solitarios paseantes urbanos. Igual que en otras épocas lo fueron Walter Benjamin y Peter Handke, el nigeriano Teju Cole es un agudo observador de las calles y los arrabales de las ciudades del mundo. Un hombre que recala en los cafés de Nueva York bajo la mirada inquisitiva de un policía o de un empleado, de un semejante que ve en el color de su piel (o en su indumentaria) un indicio de sospecha. Todo extranjero es sospechoso de todo. Aunque, en el fondo, todos lo somos.

Autor de la aclamada novela Ciudad abierta, un retrato psicológico de la sociedad norteamericana post 11-S, Cole es además un consumado fotógrafo y crítico literario, amén de firme defensor de los Derechos Humanos. Estas tres condiciones confluyen en Cosas conocidas y extrañas (Editorial Acantilado), que compendia medio centenar de artículos -publicados en The Guardian y New Yorker- en los que aspira a una visión global del mundo, ya que su mirada no se circunscribe a Norteamérica o a los países africanos, sino también a la cultura europea y asiática.

La primera parte del conjunto -glosario de creaciones literarias ajenas- es ya una declaración de principios. La figura de James Baldwin, cuya obra analiza, le lleva a la siguiente reflexión: “Soy negro y me siento custodio de un cuerpo negro, y tengo que buscar palabras para todo lo que eso significa para mí y para quienes me miran”. Baldwin es la punta de lanza de una serie de retratos de escritores afines a su condición de apátrida. Las personas, dice el nigeriano, están atrapadas en la historia y la historia está atrapada en ellas.

El segundo apartado, que se detiene en la fotografía contemporánea, ofrece perfiles de John Berger o Saul Leiter, al tiempo que analiza el impacto de las redes sociales en las sociedades modernas. Muy crítico con el tratamiento que se da hoy en día a este arte, manipulado hasta límites insospechados para lograr un efecto impactante en el espectador, Cole establece interesantes diferencias entre la fotografía de guerra y la que se hace en la actualidad. Finalmente, Estar allí se decanta por la denuncia y el compromiso, poniendo su objetivo tanto en tropelías políticas como en conflictos civiles. Entre viajes por Europa y coyunturas sociales, muchos de los textos recogidos en el tercer bloque discurren a la manera de relatos.

Hay que destacar que todos los ensayos de Teju Cole poseen una impronta autobiográfica, donde las experiencias personales (estancias en residencias de escritores, encuentros con amigos, festivales literarios) condicionan el relato de los hechos -ya sean culturales o tengan un trasfondo político. De esta manera, la historia se mezcla con la filosofía y la música con el cine, y éstas, explícita o implícitamente, con la denuncia de los abusos de poder, los crímenes impunes y con la sátira sardónica a una sociedad tecnificada, ajena por completo a la tradición y a nuestra historia.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.