‘Reina roja’ se corona como el mejor thriller de Juan Gómez-Jurado

SARA ARANDA MARTÍNEZ. @SarArandam

Título: Reina roja

Autor: Juan Gómez-Jurado

Editorial: Ediciones B

Juan Gómez-Jurado es periodista y autor de casi una decena de libros como Contrato con Dios (2007) o Cicatriz (2015). Pero Reina roja (2018) es la novela que le ha permitido consagrarse como todo un fenómeno internacional.

Jon Gutiérrez es inspector de policía en Bilbao. Si algo le caracteriza es que de bueno es tonto. Una metedura de pata lleva a sus superiores a suspenderle de empleo y sueldo. Sin embargo, el destino decide darle una segunda oportunidad. Solo tendrá que conseguir una cosa: deberá sacar a bailar a Antonia Scott.

Scott es la persona más inteligente del planeta. Sin embargo, cometió un error. Uno que no se perdona y que le impide volver a hacer lo que mejor se le da: resolver casos imposibles.

Pero el crujir de unos pasos en la escalera cambiará su tediosa rutina. Ella es la Reina, y el proyecto la necesita para seguir adelante

Reina roja es una novela muy especial. Se ambienta en Bilbao y Madrid, principalmente en el barrio de Lavapiés. Y aunque el autor se ha tomado algunas licencias, quienes lo conocen pueden ambientar esta historia al pie de la letra.

La novela te atrapa desde el principio. El misterio impide que puedas parar de leer. Sin embargo, lo que realmente engancha es la cercanía desde la que se cuentan los hechos. El lenguaje de calle, los guiños al lector al que hace partícipe de la historia. Juan Gómez-Jurado no te engaña, no da pistas confusas, quiere que ayudes a sus personajes a resolver este caso tan particular.

En las tres partes que componen este libro podemos conocer la profundidad con la que los personajes están construidos. No solo los protagonistas, el asesino al que buscan tiene también un inimaginable pasado. Además, otros personajes secundarios y sus fuertes personalidades marcarán el devenir de los acontecimientos.

Antonia Scott es un ser superior. Una superheroína con poderes, pero sin capa. Su inteligencia acaba por superar a la del lector, como es obvio. Y se agradece que en este aspecto se haya respetado el papel de cada uno. Nosotros somos meros espectadores. Pero también es frágil, y durante toda la historia se teme que se parta en mil pedazos. La relación que acaba forjando con Jon es lo que la mantiene entera. Ese policía corrupto, de cuerpo grande (que no gordo) y homosexual consigue ganarse el aprecio de todo lector. 

Algo que caracteriza a esta novela son los tiempos de descripción. Sorprende cómo el autor consigue transmitir esa sensación de velocidad cuando Scott y Gutiérrez van en coche. Y cómo todo se detiene completamente cuando cada paso marca la diferencia entre la vida y la muerte. 

Un pequeño regalo de Reina roja son las tres ilustraciones que pueden encontrarse entre sus páginas. Tres láminas en blanco y negro que resumen con muy poco lo que ha pasado o lo que estás a punto de vivir. 

Juan Gómez-Jurado lo dejó claro desde el principio: “sí. Antonia y Jon regresarán”. Reina roja es la primera entrega de una bilogía que ya cuenta con su segunda parte. ¿Estará Loba negra (2019) a la altura de esta primera entrega? ¿Conseguirán Scott y Gutiérrez resolver el caso que durante tanto tiempo ha tenido a Antonia en jaque?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.