Se publica una selección de apuntes y aforismos de Mark Twain

José Luis Trullo.- Encuentros y extravíos es el título de un atractivo volumen misceláneo que acaba de publicar la editorial Renacimiento en su colección A la mínima, dirigida por Manuel Neila. Se reúnen en el libro una considerable volumen de apuntes, notas, aforismos y extractos de los libros de Mark Twain (1835-1910), uno de los escritores más afamados de la literatura estadounidense, autor de títulos inolvidables como Tow Sawyer, El príncipe y el mendigo o Un yanqui en la corte del rey Arturo. Los fragmentos aparecen organizados por orden temático y alfabético, lo cual imprime al resultado una falsa impresión de diccionario, a imitación del célebre Diccionario del diablo de Ambrose Bierce, que aun con todo facilita la lectura y le imprime agilidad y variedad.

Encuentros y extravíos, de Mark Twain

Que Twain es un autor lúcido e inteligente, queda sobradamente avalado en esta colección de frases y fragmentos agavillada por Javier Recas, uno de los mayores conocedores del género breve en España. Son sus frases, si no siempre ciertas, sí en la mayoría de las ocasiones certeras, con lo cual queda satisfecho el primer principio del aforismo contemporáneo, enunciado por nuestro José Bergamín. Valga como demostración la siguiente muestra de aforismos, en los cuales se plasma la inteligencia y libertad con la que observaba Mark Twain un mundo, el suyo, que no le agradaba, lo cual tal vez explica el desánimo y pesimismo (incluso el fatalismo) que destilan sus observaciones.

 

Un alma grande, con un gran objetivo, puede hacer fuerte a un cuerpo débil y mantener su fortaleza.

*

Los argumentos no tienen ninguna posibilidad contra la educación petrificada, la desgastan tan poco como las olas a un acantilado.

*

La civilización es una ilimitada multiplicación de necesidades innecesarias.

*

La simple claridad es mejor que una oscuridad adornada.

*

El primer deber del hombre es para su propia conciencia y honor… el partido y el país vienen después, y nunca antes.

*

Cuanto menos sabe un hombre mayor ruido hace y más alto es el sueldo que gana.

*

La costumbre es más coercitiva, más inexplicable y más exigente que ninguna ley jamás escrita.

 

Sobre Twain y su peculiar idiosincrasia, el propio Recas acaba de publicar un interesante texto en la revista digital El Aforista. Puede consultarse en este enlace.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.