La disciplina: Llave imprescinible para ‘resistir’

JAVIER CLAVERO CHAMPSAUR. Tw: jclavero@javierclavero.com

“No importa lo lento que vayas, siempre y cuando no te detengas”, Confucio.

Hola de nuevo….

Han pasado dos años en los que he seguido formándome en Desarrollo Personal enfocado a Ventas, mejor dicho entrenando y practicando todo lo aprendido. Y ahora es tiempo de volver a estas mis añoradas páginas.

En los tiempos que nos ocupan, que no vamos a detallar, ya que de sobra son conocidos y bien sufridos por el que más y el que menos; como plantea el titular me gustaría presentaros el uso de una buena herramienta, de esas de incalculable valor, cuando se la sabe explotar adecuadamente, y que sin embargo cuando es precedida por “auto” no hay quien se sienta un poco intimidado y le empiecen los agobios.

Muchos de vosotros ya habéis adivinado que me refiero a la disciplina mejor dicho a la “autodisciplina”. Esta junto con la meditación, dicen, son de las mejores medicinas para el cuerpo, mente y alma. Ah y sin efectos secundarios, ni a la corta ni a la larga.

A los que van a trabajar en estos días y están al pie del cañón, imagino no tienen demasiado tiempo para aburrirse, están viviendo una situación de alarma y excepción que a buen seguro bien despiertos los mantiene. Tal vez estas líneas están pensadas para los que han de quedarse en casa, están tele trabajando, de vacaciones, en un ERTE o simplemente en paro. Para ellos va…

La autodisciplina tiene que ser impuesta por uno mismo viendo donde está y sobre todo hacia donde quiere ir, si es que alguna meta tiene o le motiva. La autodisciplina engloba todas esas cosas que sabemos tenemos que hacer y nos cuesta un triunfo —o ni siquiera llegamos a hacer nunca— como dejar de estar enganchados a las redes sociales tirados en el sofá. No hay trucos, ni milagros para ello, salvo la firme determinación de dejarlas a un lado y levantarse de allí donde estemos sentados.

Tal que así podríamos hablar de cómo ir poco a poco generando sino una buena actitud, mejorar la que ya tenemos. Mírate a un espejo, sonríe —practica la sonrisa— ponte erguido, cabeza al frente, guíñate un ojo, vístete guay de forma que te gustes ni más ni menos. Escucha música que te motive, tal vez ese “Resistiré” cantado por muchos artistas hispanos y que nos pone a cien (que hoy va y viene por las redes sociales). De hecho estoy escribiendo y acude a mi mente música e imagen. El resultado no es otro que una sonrisa que sale de mi boca y la creencia y convicción de que resistiré, resistiremos… ¿Quién da más?

La disciplina es la base de todos los buenos hábitos y —mejores costumbres— estos sin duda nos ayudarán en los momentos de tormenta, caos o incertidumbre que más de lo que quisiéramos nos visitan. Es ahora cuando necesitamos de ellos para no abandonarnos al pesimismo, a las malas noticias, a acostarnos tarde y levantarnos ídem, de mala gana, cansados y hastiados… 

Madruguemos, hagamos ejercicio en casa, colaboremos en las tareas del hogar para que este lo sea, amemos a los que con nosotros conviven, digamos palabras bellas, edificantes, abracémonos, juguemos, bailemos, escuchemos música, meditemos, por supuesto leamos… Hay tantas y tantas cosas que podemos hacer, que aburrirse, perder o matar el tiempo no es una opción.

Si consideramos que el tiempo es la materia prima de todo lo que está hecho o podemos hacer, y ahora lo tenemos, es cuestión de pensar en lo mucho que podemos hacer si siempre estamos haciendo algo (no es ni un trabalenguas ni juego de palabras, es una realidad). Y la disciplina es el camino para conseguir mucho de lo que deseamos, más de lo que nos creemos. 

Dejemos a un lado la ansiedad y el agobio que supone ser disciplinado y autoimpongámonos una suave y a la vez justa autodisciplina con la clara intención de que sea la llave que nos abra esas puertas que ahora están cerradas: hablar un segundo o tercer idioma, peso y forma física ideal (la que cada uno decida), mayor sapiencia de aquello que nos atrae, paz metal, serenidad espiritual. En definitiva que nos gustemos más a nosotros mismos. Y por qué no

En mi caso además de aprovechar para leer más, sigo escribiendo que es mi más secreta —pública— pasión.

2 thoughts on “La disciplina: Llave imprescinible para ‘resistir’

  • el 2 mayo, 2020 a las 7:44 pm
    Permalink

    Hola Javier,

    Información muy útil para los tiempos actuales.
    Como siempre claro,preciso y conciso.
    Un fuerte abrazo.

    Respuesta
  • el 3 mayo, 2020 a las 8:44 pm
    Permalink

    Me ha gustado mucho, tanto que la he compartido en mi pérfil de Facebook

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.