ANQUILOSAMIENTO

 

Por Juan Carlos Vicente. Los asientos están dispuestos en filas. En ellos, una treintena de personas espera. La luz entra por las ventanas altas, ilumina los carteles de PREVENCIÓN Y SILENCIO. Una mujer penetra en los pasillos, es de ese tipo de mujeres que camina con tacones, desplazando las rodillas hacia dentro. Pasa varias veces, la acción; en su mano, siempre una pequeña botella de agua mineral.

La televisión emite dibujos animados con la función para invidentes. Se mezclan las voces de los personajes y la del narrador de apoyo, hay un desfase temporal, de sincronización. La escena se sucede y el narrador vuelve a describirla hasta que su voz dificulta el mensaje original. Las cosas suceden dos veces, por así decirlo, se repiten mientras las imágenes y el diálogo avanzan, lo cual provoca cierto desconcierto, una confusión, un bucle. No hay niños, nadie protesta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.